Mar 25

DEVOCIONAL DEL MIÉRCOLES 25 DE MARZO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL MIÉRCOLES 25 DE MARZO:

SERIE: 

ENFRENTANDO EL FUTURO CON ESPERANZA.

(del 23 al 31 de marzo).

TITULO: EN TIEMPO DE CRISIS SIEMPRE HAY ESPERANZA.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES:Que las familias cristianas enfrentemos la vida con esperanza en Dios.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Salmo 23.

Jehová es mi pastor; nada me faltará.

En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará.

Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   David, el autor de este salmo, cuando lo escribe ya era un adulto.  Durante su adolescencia y juventud, habiendo crecido en una familia cuyo trabajo era la atención de ovejas, su padre le enseñó este oficio que incluye la responsabilidad de cuidar las ovejas día y noche. David supo que es darles pasto y agua a las ovejas, supo que es llevarlas por sendas donde había que cuidarlas de animales peligrosos.  David supo cómo cuidar de la muerte a las ovejas.  En una conversación que él tuvo con el entonces rey Saúl, David le explicó: “cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, / salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. / Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; …” (1 Samuel 17:34b-36a).

   Ahora, David se pone en el lugar de una oveja, y pone a Dios en el lugar de un pastor, y dice de Él: “Jehová es mi pastor” (Salmo 23:1a).  Cuando él escribe este salmo, es porque había analizado cómo en su vida o en su propia alma humana estaba ocurriendo provisiones similares como las que él proveía a sus ovejas del campo.  Es por eso que, habiendo aprendido a confiar en Dios, dice de Él, que: En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. / Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. / Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (Salmo 23:2-4).  David, encuentra en Dios el proveedor de todas las cosas tanto materiales como espirituales que van desde la comida, el agua, y hasta del cuidado en los peligros donde acecha la muerte.  Es sobre todo esto, y mucho más que David lleno de confianza en Jehová Dios, ve en Dios al supremo pastor del cuerpo y alma para Él, con la plena confianza de que durante toda su vida “NADA ME FALTARÁ” (Salmo 23:1b). David estaba analizando que Dios le había cambiado la vida sacándole del medio pastoril, a ser el rey de Israel, y por eso reconoce de Dios que: “Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando” (Salmo 23:5).  Y la mejor provisión que David encontraba en Dios, es el gozo de poder encontrarse con la presencia de Dios en donde se encontrara el tabernáculo o por lo menos el arca del pacto.  Es por eso que dice: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días” (Salmo 23:6).

   Amados hermanos y familias, Dios también tiene provisiones tanto para nuestra alma, pero no solamente para nuestra alma, sino también para nuestro cuerpo.  En esta temporada de crisis sanitaria por causa del Covid-19, no nos desesperemos por ejemplo haciendo compras de pánico.  Vale la pena recordar: “NADA ME FALTARÁ”.  Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, dijo: “No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? / Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” (Mateo 6:25-26).  Así como en Cristo tenemos esperanza para la eternidad, también por Cristo tenemos esperanza para mañana y cada día de nuestra vida.  En estos momentos, cada miembro de la familia debe fortalecer esta fe en Dios, creyendo que en Dios: “NADA ME FALTARÁ”.

  • CANTEN LA ALABANZA: “EL SEÑOR ES MI PASTOR».

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

NOTA:  EL DIEZMO Y/U OFRENDA QUE SEPAREN o CONSAGREN PARA LA OBRA DE DIOS, DEBERÁ SER LLEVADA A LA IGLESIA HASTA EL PRIMER DOMINGO QUE TENGAMOS CULTOAHORA, NADIE PODRÁ RECIBIRLO.

  • TIEMPO DE ALABANZAS.

Presiona el botón PLAY: cuando escojan la alabanza a cantar. Todas incluyen la letra para facilitar el canto.

ABRES CAMINO (Real Rojo, Ft. Joel Contreras).

EN ESTO CREO (El Credo).

NO HAY LUGAR MÁS ALTO.

SOLO DE JESÚS LA SANGRE (En Espíritu y en Verdad).

 

  • AHORA, OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Muchas gracias Padre celestial por haberme guiado por tus sendas de justicia durante toda nuestra vida como familia y de manera individual.  Solo tú eres nuestra esperanza para que nada falte en nuestra vida para nuestro sustento físico, ni para nuestra alma ahora y hasta la eternidad. Gracias por ser tú nuestra única esperanza.  En el nombre de Jesucristo confiaremos más en ti.  Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

 

ESTÉN PENDIENTES DEL DEVOCIONAL DE MAÑANA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida