Jun 11

DEVOCIONAL DEL JUEVES 11 DE JUNIO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL JUEVES 11 DE JUNIO:

TITULO: CON GOZO INEFABLE SOMOS HECHOS FUERTES POR DIOS.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que los miembros de cada familia sepan que el gozo con el cual nos acercamos a Dios cada día, no procede de nuestro corazón humano sino del fruto de gozo que el Espíritu Santo produce en nosotros; fruto que posteriormente añade a nuestra vida la fortaleza divina que necesitamos para enfrentar la vida.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Nehemías 8:9b-10.

“… Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la ley.

10 Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   Eran mayormente los nietos y algunos hijos sobrevivientes de los judíos que más de 70 años antes habían sido llevados cautivos a Babilonia.  Esta generación había regresado a Jerusalén, el territorio que le corresponde, y estaban trabajando en su reconstrucción a pesar de la oposición de alguna gente extraña enemiga del pueblo israelita y judío.  Desde más de 70 años atrás cuando sus abuelos y padres fueron llevados cautivos, la ciudad de Jerusalén fue destruida, dentro de ella también el templo, y muchos de los rollos de las Sagradas Escrituras fueron quemadas, sin embargo, providencialmente alguien escondió algunos rollos que los babilonios no pudieron destruir.  Ahora fueron hallados, y se convocó a toda la gente a escuchar su lectura, en el que durante y después de su lectura, los oyentes irrumpieron con lágrimas al saber que el Dios de ellos, del que nunca habían escuchado personalmente la lectura de los libros de la ley, y de los profetas que les dieron a conocer su voluntad.  Lloraban por darse cuenta de su pecado.  Qué bueno que hubo en ellos un gran reconocimiento de su pecado.

   Hay varios detalles de nuestro texto de este devocional que nos recuerda, por ejemplo, 1).- que entristecerse por el pecado que uno ha cometido es muy necesario, pero una vez arrepentido y perdonado, ya no hay que enfrascarse en la tristeza; 2).- que la instrucción: “enviad porciones a los que no tienen nada preparado” (Nehemías 1:10a), nos recuerda que el día del Señor, el día que todos nos congregamos semanalmente, no solamente es día para adorar, sino día también para llevar a cabo actos de misericordia, lo cual es muy propio de personas que están viviendo la dicha del perdón y misericordia de Dios; y 3).- que hay un motivo esencial por el cual se debe hacer a un lado la misma tristeza que antes nos condujo el pecado, porque habiendo sido perdonados por Dios, ahora extraordinariamente no un profeta sino el gobernador Nehemías, junto con el sacerdote Esdras, le dicen a la gente que: “el gozo de Jehová es vuestra fuerza” (Nehemías 1:10).

   Para recibir y poseer esta fuerza de Dios a la que se refiere Nehemías, no se requiere de un gimnasio, ni de tratamientos hormonales para verse fortachón, pues lo que Dios más quiere fortalecer no es el cuerpo sino el alma.  Es en el alma donde la fuerza de Dios se aplica para ser triunfador ante cualquier adversidad.  En vez de gimnasio, “el gozo de Jehová” es el tratamiento espiritual especial con el que Dios hace fuerte nuestra alma.  Este inexplicable o inefable gozo, solamente llega a una vida cuando hay un sincero acercamiento a Dios, pues si uno no es sincero en acercarse a Dios, o si uno solo finge acercarse a Él, en este caso NO HABRÁ producción de gozo en la vida de uno por parte de Dios.

   Ana, una mujer que no podía tener hijos, un día, decidió ir al Tabernáculo de Dios, a orarle a Dios que le permitiera tener un hijo.  Dios la fortaleció en cuerpo y alma; y ella tuvo un hijo.  Tiempo después Ana ella expresó a Dios un canto, en el cual decía con toda seguridad que: “nadie será fuerte por su propia fuerza” (1 Samuel 2:9c), y lo dijo en el contexto de que si alguien necesita fuerza primeramente para el alma, esta fuerza se puede encontrar en Dios.  Ella descubrió y experimentó la verdad de que el gozo de Jehová trae fuerza a la vida personal cuando de manera sincera y consciente se busca su presencia y poder.  Ella descubrió que la fuerza de Dios se obtiene por estar en devoción, adoración, alabanza, u oración a Dios. Pero, para poder hacer con gozo y no de mala gana, ni por obligación cualquiera de estos actos de comunión con Dios, el Espíritu Santo se encarga de hacernos sentir este gozo necesario. Luego, el resultado es que somos hechos más fuertes para la vida.

   El apóstol Pablo en su epístola a los Efesios, le dice: “fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza” (Efesios 6:10). Los cristianos necesitamos esta fuerza del Señor todos los días de nuestra vida.  Ruéguele a Dios que su Espíritu Santo produzca gozo divino en usted porque: “el fruto del Espíritu es… gozo” (Gálatas 5:22).  El gozo divino que el Espíritu Santo produce en nuestra vida, nos facilita la comunión con Dios, y el resultado final es una abundante edificación divina en nuestra vida.

  • CANTEN LA ALABANZA: “EL GOZO DEL SEÑOR ES MI FORTALEZA » (Miel San Marcos).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

   Bendito Dios Todopoderoso, reconocemos que tú eres la máxima fuerza de entre todo lo que existe.  Reconocemos que somos débiles seres humanos que necesitamos ser fortalecidos, y que tú eres la fuente de fortaleza para nuestra vida.  Muchas gracias por habernos dado a tu Espíritu Santo en nuestra vida. Él nos hace sentir gozo para buscarte, pues si tu Espíritu no nos diera esta grande ayuda de gozo para buscarte a ti y tu fortaleza, lo único que haríamos es rechazarte, y estaríamos tan lejos de ti, y entonces nuestra vida sería cada vez más débil y vulnerable al pecado y su poder destructivo.  Pero, gracias Dios porque por tu amor, tu Espíritu nos llena de gozo, y con este gozo te buscamos cada día.  Ahora te pedimos Señor que nos des fortaleza en las áreas débiles de nuestra vida.  Te lo pedimos en el nombre de tu Hijo Jesucristo, quien ganó las bendiciones del gozo y fortaleza divinos, que el Espíritu Santo aplica en nosotros.  Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida