Jun 20

DEVOCIONAL DEL SÁBADO 20 DE JUNIO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL SÁBADO 20 DE JUNIO:

TITULO: LA PAZ DEL CREYENTE INDICA QUE TIENE SABIDURÍA DE DIOS.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que los miembros de cada familia sepan que tener la sabiduría de Dios en nuestra vida, podemos contribuir a la paz con todas las personas con quienes necesitamos relacionarnos.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Santiago 3:17-18.

17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después PACÍFICA, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   Como es evidente en estos dos versículos de nuestro devocional de este momento, su tema principal no es la paz, sino “la sabiduría que es de lo alto” (v. 17), sin embargo, la sabiduría tiene que ver con la paz, pues la segunda de las 8 características de la sabiduría” que el apóstol Santiago enlista en el versículo 17, es que “la sabiduría… es… pacífica”.

   La sabiduría no es un acumulado de conocimientos y experiencias que funcionan solamente en la mente de Dios, sino que Él la comparte con los seres humanos, especialmente a los que somos creyentes en Jesucristo, pues el mismo apóstol Santiago considerando que la sabiduría es de una gran necesidad en la vida de los cristianos, desde el comienzo de su epístola dice que: “… si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5).  Y desde luego, que cuando uno recibe esta sabiduría “de lo alto”, o sea, de Dios, y que Él da, viene incluida en ella la capacidad para ser una persona “PACÍFICA”.

   Hay personas que para su necesidad de resolver conflictos o para intentar ayudar a otras personas a solucionar sus conflictos, hacen uso de ideas muy personales, que obviamente no son “de lo alto”, no procedentes ni coincidentes con el pensamiento, corazón, o sabiduría de Dios.  El mismo apóstol Santiago dice: Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; / porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. / Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa” (Santiago 5:14-16).  La gente suele categorizar estas maneras de pensar como sabiduría, que Santiago bien dice: “esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica”, y si alguien necesita resolver un conflicto, esta sabiduría no le va a servir, porque tanto la persona como su supuesta sabiduría NO ES “pacífica”, porque podría estar llena de “celos amargos y contención”, de mentira “contra la verdad” (Santiago 4:14), de “perturbación y toda obra perversa” (Santiago 4:16).

   Por el hecho de que el Espíritu Santo que Dios nos ha dado, y que está alojado en nuestro corazón produciendo: “amor, gozo, (entre ello también) paz… etc”, lo que Pablo llama “el fruto del Espíritu” (cf. Gálatas 5:22-23).  Esta paz que el Espíritu Santo está infundiendo es nuestra vida, es en primer término la paz que nos relaciona con Dios, luego que embarga todo nuestro ser para enfrentar la vida con una plena confianza en Dios, luego para cuidar la unidad de nuestra relación fraternal “en el vínculo de la paz” (Efesios 4:3), y finalmente también para estar “en paz con todos los hombres” como el apóstol Pablo animó a los romanos (cf. Romanos 12:18). Cuando el Espíritu Santo nos infunde “el fruto” de “paz”, lo que está haciendo en nuestra vida es proporcionarnos la herramienta necesaria para actuar con más sabiduría con o aun sin conflictos o problemas personales o interpersonales qué resolver.

   A manera de resumen de lo ya anteriormente dicho, la sabiduría que viene “de lo alto”, nos provee la herramienta de “la paz” necesaria para todos los aspectos de la vida espiritual y relacional.  A la medida que usamos la paz, estamos demostrando también cuánta sabiduría “de lo alto” está en nuestra vida y experiencia.  Por eso el apóstol Santiago pregunta y exhorta: ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre” (Santiago 5:13).  La mansedumbre o la actitud pacífica en nuestras relaciones con los demás, sean cristianos o no, demuestra en nosotros una buena conducta que es un reflejo de la sabiduría y entendimiento que no se basa en nuestra propia opinión o sabiduría humana, sino en la sabiduría de Dios que Santiago describe como proveniente “de lo alto”.

   Amados hermanos, aprendamos la sabiduría de Dios por medio de las Sagradas Escrituras, pidamos a Dios sabiduría por medio de la oración, porque el resultado será una conducta de paz que pondremos en práctica con todos.

  • CANTEN LA ALABANZA: “TÚ ERES SANTO – PRÍNCIPE DE PAZ” (La IBI).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

   Padre bendito, muchas gracias porque con la paz nos llenas también de sabiduría, y con la sabiduría aumentas nuestra capacidad de ser pacífico. En nuestra vida y en nuestro entorno, con frecuencia tenemos que actuar para contribuir a la solución de problemas y conflictos, y queremos hacerlo bien. Gracias por darnos el mejor recurso en vez de nuestra propia opinión, gracias por darnos tu sabiduría para que nuestra contribución a la paz entre nosotros y otros sea efectiva.  Gracias también por la participación de tu Espíritu en nuestra vida para depositarnos los dones que necesitamos para entablar y para mejorar nuestras relaciones con nuestra propia familia, con nuestros amigos, con nuestros compañeros de trabajo, con nuestros hermanos en la fe, y con la gente en general.  Danos siempre tu sabiduría que es «pacífica».  Te lo pedimos en el nombre de tu Hijo Jesucristo.  Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida