EL TEMOR REVERENTE A DIOS PRACTICADO POR LA FAMILIA, Por: Diego Teh.

eltemorreverenteaDios

EL TEMOR REVERENTE A DIOS PRACTICADO POR LA FAMILIA

Proverbios 1:7; 8:13; 14:26,27.

Predicado por primera vez por el Pbro. Diego Teh Reyes, en la congregación “Cristo es el Camino” de la col. Chuminópolis, de Mérida, Yuc; el día domingo 03 de Julio del 2016, a las 9:3090 horas.

.

   INTRODUCCIÓN: Temor a Dios, es una expresión que puede no entenderse adecuadamente.  En realidad podría mal entenderse como tenerle miedo a Dios por alguna manifestación presente o eterna de su ira, pero esto no debe ser el caso de nosotros los creyentes porque nos damos cuenta de la abundante gracia de Dios.  Lo que para nosotros significa la expresión temor a Dios es reverencia por la majestuosidad de su Ser y por la excelencia de su gracia inmerecida a nuestro favor.  En el caso de los no creyentes, tienen razón en tenerle miedo a Dios porque saben que por sus pecados, rechazo e indiferencia hacia Dios están bajo condenación y bajo la ira de Dios (cf. Juan 3:36, Efesios 5:6 y Romanos 1:18), pero ese no es nuestro caso.  En nuestro caso, el autor de la epístola a los Hebreos, describe el tipo de temor reverente que los cristianos debemos tenerle a Dios, cuando dice: “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;  /  porque nuestro Dios es fuego consumidor” (Hebreos 12:28,29).  En vez de tenerle miedo a Dios debemos tenerle gratitud, voluntariedad para servirle, y agradarle “con temor y reverencia”.

   Hay dos tipos esenciales de temor.  Uno de ellos es el temor servil que no es el que debemos practicar los cristianos, pues este tipo de temor consiste en evitar el pecado solamente porque se sabe que habrá un castigo correspondiente.  El otro tipo de temor es el filial que consiste en evitar el pecado porque se tiene conciencia de que ello no agrada a Dios y en consecuencia es una ofensa a Él.  Me gusta mucho la explicación que hace uno de los padres apostólicos del siglo IV, Basilio, obispo de Cesarea, quien explica que: “hay tres estados en los que se puede agradar a Dios. O bien hacemos lo que agrada a Dios por temor al castigo y entonces estamos en la condición de esclavos; o bien buscando la ventaja de un salario cumplimos las órdenes recibidas en vista de nuestro propio provecho, asemejándonos así a los mercenarios; o finalmente, hacemos el bien por el bien mismo y estamos así en la condición de hijos.  Así que el temor reverente a Dios, no es el tenerle miedo porque ha de castigar, sino temor de no ofenderlo por el solo hecho de que Él es Dios.

   En este mensaje en el cual voy a predicarles acerca de que el temor reverente a Dios es importante que sea practicado por todos los integrantes de una familia cristiana. / ¿Por qué el temor reverente a Dios es importante que sea practicado por todos los integrantes de una familia cristiana? / A través de diversos textos principalmente de los Proverbios, pero también de otros pasajes del resto de las Sagradas Escrituras, voy a compartirles las razones por las que es importante que el temor reverente a Dios sea practicado por todos los integrantes de una familia cristiana.

.

   La primera razón por la cual es importante que el temor reverente a Dios sea practicado por todos los integrantes de una familia cristiana, es porque:

I.- BENEFICIA CON SABIDURÍA PARA TOMAR BUENAS DECISIONES.

   Una de las afirmaciones de las Sagradas Escrituras que también podemos leer en los Proverbios, es la que Salomón en la introducción a los Proverbios dice: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová…”, pero no descuida añadir en el complemento de la misma frase la observación de que: “Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” (Proverbios 1:7).  ¿Alguien desea ser sabio?  Jamás lo será quien no tema a Dios.  El que teme a Dios comienza en él una experiencia de hablar y actuar no de manera arbitraria ni insensata sino sabia.  Esta sabiduría expresada de manera práctica se va desarrollando y mejorando conforme el temor a Dios se va consolidando y mejorando.  Sin embargo, también hay personas que en lo absoluto no les importa ser sabios en palabras y acciones, sino que su proceder siempre será de insensatez.  Al no interesarles “la sabiduría”, menos va a interesarles “la enseñanza”, y menos va a interesarles “el temor de Jehová”, o sea de Dios.

   Nehemías en una parte de su testimonio acerca de sus acciones y decisiones que había tomado mientras desempeñaba el cargo de gobernador de Judá, dice: También desde el día que me mandó el rey que fuese gobernador de ellos en la tierra de Judá, desde el año veinte del rey Artajerjes hasta el año treinta y dos, doce años, ni yo ni mis hermanos comimos el pan del gobernador. / Pero los primeros gobernadores que fueron antes de mí abrumaron al pueblo, y tomaron de ellos por el pan y por el vino más de cuarenta siclos de plata, y aun sus criados se enseñoreaban del pueblo; pero yo no hice así, a causa del temor de Dios” (Nehemías 5:14,15).  Es verdad que el temor de Dios capacita para tomar decisiones sabias en todo lo que uno hace.

   Amados hermanos, en cuanto a nosotros los cristianos juntamente con nuestras respectivas familias, tener temor de Dios nos beneficia no poco sino grandemente.  Cuando se teme a Dios, se adquieren beneficios no solamente por cada miembro de la familia, sino por toda la familia.  Uno de los beneficios es la sabiduría que se hace visible en el carácter sabio de cada miembro de la familia.  Unos a otros se tratan con sabiduría.  Se tiene cuidado de no ofenderse entre sí (no es una familia que se trata con palabras altisonantes).  Se aconsejan mutuamente (no viven egoístamente sus experiencias. Evitan el individualismo.  Hay unidad y no pleitos y divisiones entre sus miembros, etc…).   Por eso les digo que temerle a Dios vale la pena porque es una virtud capacitante para enfrentar con sabiduría las circunstancias que la vida nos presenta.  Cuando hay temor de Dios en una familia, y en todo cristiano, cualquier situación se enfrenta de manera sabia y prudente, y todo sale bien.

.

   La segunda razón por la cual es importante que el temor reverente a Dios sea practicado por todos los integrantes de una familia cristiana, es porque:

II.- TIENE COMO OBJETIVO EL EVITAR QUE PEQUEMOS CONTRA DIOS.

   En Proverbios 8:13 leemos que El temor de Jehová es aborrecer el mal; (y quien afirma esto lo entendió sin duda que tras una seria y profunda reflexión.  Sin embargo, no es solamente una reflexión filosófica, sino que tales palabras son más bien un testimonio de su experiencia afirmando que para tenerle temor a Dios es necesario “aborrecer el mal”.   El mismo autor de este proverbio, fue auxiliado por la gracia de Dios para darse cuenta de sus propios pecados que le eran sus peores estorbos para temer a Dios.  De manera personal dice: “La soberbia y la arrogancia, el mal camino, y la boca perversa, aborrezco”.  Esto nos da a entender con toda claridad que para poder temerle a Dios es necesario “aborrecer el mal”, que en lo muy personal cada uno de nosotros llevamos en nuestra naturaleza pecaminosa contra la cual luchamos cada día, evitando que el pecado no nos alcance por causa de nuestra propia voluntad e intenciones pecaminosas.  En la ocasión cuando Dios descendió al Monte Sinaí para darles los Diez Mandamientos a los israelitas, cuando escucharon la presencia y voz tronante de Dios, la verdad tuvieron miedo, al grado de que le dijeron al profeta Moisés que mejor Dios hable con él, y luego Moisés les dijera lo que Dios quiere hacerles saber.  Pero Moisés les hace la siguiente aclaración: “No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis” (Éxodo 20:20).

   Amados hermanos, toda familia está compuesta de personas pecadoras que aunque ya han abrazado la fe cristiana no por ello dejan de ser personas pecadoras; por lo tanto toda familia cristiana debe tenerle temor reverente a Dios “para que no pequéis” (citando las palabras de Moisés a los israelitas).  Para no pecar contra Dios, y así tenerle un temor reverente a Dios, es necesario implementar la lectura, el aprendizaje, y sobre todo la obediencia a la palabra de Dios, y esto no solamente por un miembro de la familia sino por todos.  No solamente es deber del padre de familia, lo es también de la esposa, de los hijos, y cualquier otro que viva bajo el cobijo de la familia. Cada miembro de la familia debería estar pensando como el salmista que preguntó: “¿con qué limpiará el joven su camino?”, y luego respondió con toda seguridad diciendo: “Con guardar tu palabra”, e inmediatamente añade: “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Salmo 119:9,11). La palabra de Dios debe ser leída, reflexionada y obedecida no solamente por el joven sino también por el niño, el adolescente, el adulto, el anciano, por toda la familia para poderle temer a Dios, pues es por el conocimiento de su palabra y la obediencia de la misma que uno aprende a temer a Dios y no pecar contra Él.

.

   La tercera razón por la cual es importante que el temor reverente a Dios sea practicado por todos los integrantes de una familia cristiana, es porque:

III.- HACE QUE UNA PERSONA SEA CONFIABLE EN SUS TRATOS.

   Otro de los proverbios que hablan acerca del temor reverente que se debe tener a Dios, dice así: “En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos” (Proverbios 14:26).  De estas palabras encontramos dos beneficios que voy a explicar uno por uno.  El primero de los beneficios mencionados en este versículo es que “En el temor de Jehová está la fuerte confianza”.  Estas palabras tienen diversas aplicaciones.  Sin duda que se refiere a la confianza que una persona puede llegar a tener en Dios como cuando David aun sabiendo que tenía una gran cantidad de enemigos que le buscaban para matarle, dijo: En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado” (Salmo 4:8); pero también se refiere también a la confianza que puede inspirar una persona que en verdad le teme a Dios.

   Cierto profesante de la fe cristiana que se dedica al comercio a quien le piden medio kilo de azúcar pero te entrega 450grs, ¿puede usted confiar en él para encargarle la compra de otros productos a granel que tienen que ser pesados?  Un adolescente a quien usted envía a comprar un kilo de tortillas que ahora cuesta $ 16.00 MXN el kilo pero le dice a usted que costó $ 19.00 MXN ¿puede confiar usted en él para enviarlo a comprar otras cosas de mayor precio?   Una persona que pretende cobrarle a usted $ 470.00 MXN por un trabajo que según las tarifas oficiales cuesta entre $ 250.00 MXN a $ $ 280.00 MXN como máximo, ¿puede confiar usted en esa persona para que le haga todos los trabajos que hacen falta en su casa?  O ¿qué tal de una persona a quien usted le encargo un trabajo para cierto día y cierta hora, pero cuando usted va para recoger el trabajo no lo tiene listo, y luego le hace dar otras dos vueltas hasta que por fin se lo entrega no totalmente bien hecho?  Por supuesto que no se puede confiar en la honestidad de estas personas que usé como ejemplo.  Pero el caso es que somos nosotros los cristianos y nuestras familias los que no debemos dar ocasión para que la gente desconfíe de nosotros.  Pero ser una persona confiable es posible cuando hay temor de Dios en uno, y enseñamos este valor no solo con palabras sino también con el ejemplo a los demás miembros de la familia.

   Amados hermanos, una persona temerosa de Dios es más confiable que una que no lo es.  Y la gente se da cuenta cuándo se puede confiar en alguien y cuándo no.  Las personas cristianas llegamos a ser conocidos e identificados por el temor o falta de temor que le tenemos a Dios. Qué decepcionante es cuando nos toca conocer a una persona no confiable.  Así nos mirarían las personas, y peor todavía cuando ellas saben que somos profesantes de la fe cristiana.  Es por eso mis amados hermanos que les comparto que vale la pena vivir con temor de Dios porque nos hace ser mejores personas, desarrollamos más bondad, benignidad, amabilidad, responsabilidad, etc… lo que hace que haya en cada uno de nosotros y en nuestras familias una “fuerte confianza”.

.

   La cuarta razón por la cual es importante que el temor reverente a Dios sea practicado por todos los integrantes de una familia cristiana, es porque:

IV.- CAPACITA A LOS PADRES PARA EDUCAR A LOS HIJOS.

   Continuando con el versículo 26, además de decir que: “en el temor de Jehová está la fuerte confianza”, añade una frase más diciendo: “y esperanza tendrán sus hijos”.  De aquí deduzco un beneficio más, pero más que un beneficio personal es un beneficio familiar, pues al decir que para la persona que tiene temor de Jehová: “esperanza tendrán sus hijos”, implica que tenerle temor a Dios beneficia hasta a la familia porque sus efectos debería alcanzar hasta a los hijos.  Así que temer a Dios se vuelve un asunto de importancia para toda la familia.  Pero si un padre, o ambos, padre y madre no tienen temor de Dios ¿qué valores cristianos y bíblicos van a transmitir a sus hijos, que puedan ellos observar en la práctica y experiencia de sus padres?  En cambio cuando los padres son temerosos de Dios, los hijos tienen esperanza de aprender también a glorificar a Dios en todos los aspectos de sus vidas.  Por eso otro proverbio dice con toda razón: Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él” (Proverbios 20:7).

   Padres que son temerosos de Dios llegan a tener hijos dichosos y con esperanza, cuando desde la niñez les instruyen en el camino de Dios como dice el proverbio “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6); cuando en la casa, en el camino, al acostarse y al levantarse (cf. Deuteronomio 6:5) les enseñan a amar a Dios con todo el corazón, el alma y las fuerzas; y cuando los padres en el afán de procurar que sus hijos tengan un buen futuro económico no solamente guían a sus hijos a alcanzar una profesión sino que les enseñan a buscar “primeramente el reino de Dios” (cf. Mateo 6:33).

   Amados hermanos, no hay familia más destinada al fracaso y a la miseria pecaminosa que una familia sin temor de Dios.  Pero cuando una familia tiene temor de Dios, tiene el fundamento para que los hijos (y hasta otros miembros de la familia) tengan esperanza ya sea en cuanto a sus estudios, o en cuanto a su profesión, o en cuanto a su futura familia, también sean temerosos de Dios.

.

   La quinta razón por la cual es importante que el temor reverente a Dios sea practicado por todos los integrantes de una familia cristiana, es porque:

V.- PREVIENE QUE UNO SE EXPONGA AL PELIGRO.

    Pasando al siguiente versículo leemos que: “El temor de Jehová es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte” (Proverbios 14:27).  Aquí hay otro beneficio que hace importante el tenerle temor a Dios, porque: “es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte”.  ¿Descubrió usted el precioso beneficio?  Dice el proverbio que “es manantial de vida”, es decir, que una persona que teme a Dios, debido a que obedece las instrucciones de Dios no se meterá en situaciones que pongan en riesgo su propia vida.  Tenerle temor a Dios hace que uno se aparte de manera voluntaria y consciente de todo aquello que pueda ser “los lazos de la muerte”.  Por ejemplo, las personas pueden evitarse la muerte que viene como consecuencia de estar involucradas en actividades ilícitas y delictivas por falta de temor de Dios.

   Viene a mi mente la muerte lamentable de las 50 personas y otras 53 que resultaron heridas hace tres semanas en el famoso bar gay “Pulse” en Orlando, Florida, por el asesino Omar Saddique Mateen de 29 años, de padres afganos, pero nacido en Nueva York[1].  Cuatro de ellos eran nuestros paisanos mexicanos[2].  Pero, ¿qué hacían aquellas más de 100 personas en aquel bar gay?  Es obvio que no estaban allí no por nada santo, sino por sus orientaciones y preferencias sexuales o aun quizá solo por sus preferencias sociales, pero eso les resultó en “lazos de la muerte”.  Aunque es verdad que aún en una iglesia cristiana puede llegar un asesino y acribillar a todos los presentes, pero hay una gran distinción entre morir con actitud de temor a Dios que con actitud sin temor a Dios siendo gobernado por pasiones carnales.  Damos gracias a Dios que en su misericordia para salvación de sus escogidos, Angel Colón, un puertorriqueño sobreviviente de la masacre en Orlando, Florida, ha manifestado arrepentimiento y ha anunciado regresar a la iglesia a los caminos de temor a Dios[3].  Ha sido grande la gracia de Dios con él en que aun viviendo con falta de temor de Dios en su vida, ha sido alcanzado para redirigir su vida para la gloria de Dios.  Sin embargo, todos ellos pudieron haberse evitado esa lamentable masacre, si estuviesen practicando el temor a Dios, porque “El temor de Jehová es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte” (Proverbios 14:27), y entonces no hubiesen estado allí en aquellos fatales momentos.  Dios consuele a sus respectivas familias.

   Amados hermanos, ¡qué bendición es tener una familia que profesa la fe cristiana! Por ese es importante que promovamos el tenerle a Dios un temor reverente para evitar que “los lazos de la muerte” nos capturen a nosotros o a alguno de nuestros familiares.

.

   CONCLUSIÓN: Amados hermanos, recordemos a Jesucristo nuestro Salvador de quien el profeta Isaías llamó “un vara del tronco de Isaí, y un vástago” en quien “reposará sobre él el Espíritu de Jehová” cuya característica fue tener “espíritu de […] temor de Jehová” (Cf. Isaías 11:1,2).  El mismo Espíritu que estuvo sobre Jesucristo es el mismo que ya mora en nosotros los cristianos y podemos vivir semejantes a Jesucristo teniendo también en nuestra vida el temor de Jehová o temor de Dios, un temor reverente que sea practicado de manera personal pero también por todos los miembros de nuestra familia ya sea estando en la casa o en cualquier otro lugar.

   Es importante desarrollar una conciencia de la presencia de Dios donde quiera que nos encontremos.  El temor reverente a Dios no es algo que se practica solamente cuando uno llega a un recinto consagrado para los actos de culto y adoración, sino es una práctica que se vive en todas partes porque Dios para ser temido reverencialmente no solamente está presente en los cultos sino en todo lugar.  Esta conciencia de la presencia universal de Dios y de la necesidad de nuestro temor a Él, debe ser recalcada en la familia cristiana enseñando y recordando que ante todos nuestros actos, ya sea estando en la casa, en la iglesia, en el trabajo, en la calle u otro lugar público o a escondidas, Dios está allí mirando, por lo que se debe tener cuidado de no pecar contra Él.  Tenemos que comenzar primeramente en el interior de la vida familiar para que cuando nos encontremos separados de la familia por cuestiones de trabajo, de viaje, de estudios, de paseo, y también cuando acudimos a la adoración ya sea de manera personal así como de manera familiar seamos temerosamente reverentes a Dios.

—————————————–

[1] La Jornada; “En bar gay de Orlando, peor matanza en EU”; Lunes 13 de Junio 2016, p.2; http://www.jornada.unam.mx/2016/06/13/politica/002n1pol

[2] Unotv; Ellos eran los cuatro mexicanos muertos en bar gay de Orlando; http://www.unotv.com/noticias/portal/internacional/detalle/ellos-eran-los-cuatro-mexicanos-muertos-en-bar-gay-de-orlando-735881/

[3] Publimetro; Sobreviviente de la masacre en Orlando ya no quiere ser homosexual; http://www.publimetro.cl/nota/mundo/sobreviviente-de-la-masacre-en-orlando-ya-no-quiere-ser-homosexual/oEppfr!D1H_g_6ZMNzAaDmE9dH_JQ/

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.