¿QUIÉN ES UN BUEN PADRE?, Por: Diego Teh.

¿QUIÉN ES UN BUEN PADRE?

Mateo 7:9-11.

 .

Predicado por el Pbro. Diego Teh Reyes, en la congregación “Ebenezer” de la colonia San José Tecoh, de Mérida, Yucatán, el día domingo 4 de Junio del 2017 a las 18:30 horas, como primer sermón de la serie: El Padre que Necesitamos.

.

   INTRODUCCIÓN: Todos los niños que tienen el privilegio de tener a su padre junto a ellos, quisieran que su padre sea el mejor de todos los padres; sin embargo, aunque cada padre se esfuerza por ser el mejor, cuando uno es niño no siempre percibe la bondad de su padre.  Por ejemplo, cuando mi hijo tenía entre los tres y cuatro años, un día que él y yo nos encontrábamos viajando con directivos del H. Sínodo de la Península de Yucatán, mi hijo me pidió que le comprara cierta fritura, lo cual no era posible en ese momento porque el vehículo en el que viajábamos estaba siendo conducido a alta velocidad y el conductor no tenía planes de detenerse.  Le dije a mi hijo: “Mira en este momento no te lo puedo comprar, pero cuando nos detengamos en algún lugar, te lo compro”.  Tanto era su deseo de comer su fritura en ese mismo momento, que se sintió enojado al no poder comprárselo, por lo que abrió la boca y dijo ante mis compañeros directivos: “Como me gustaría que otro señor sea mi papá. Ojalá hubiese nacido en otra casa. Tú eres muy malo”.  Él en su experiencia quería un padre bueno que hiciera o le diera todo lo que él quisiera en el momento que lo pidiera, pero eso no siempre será posible, porque un padre siempre tiene que considerar las circunstancias de cada momento.  Cada uno de ustedes padres de familia, tendrán su propia historia con sus hijos, y no dudo que se esfuerzan en ser los mejores padres del mundo para sus hijos.

   Basado en las palabras de Jesús que he seleccionado para el mensaje de esta ocasión, les voy a predicar que un padre de familia puede ser un buen padre para sus hijos si refleja las características de Dios el Padre. / ¿Cuáles son las características de Dios el Padre que, reflejadas por un padre humano, hacen que este sea un buen padre? / Analizando las palabras de Jesús en el texto bíblico según San Mateo 7:9-11, les compartiré algunas de las características de cómo es un buen padre, tal como Dios el Padre es el mejor Padre del mundo.

.

   La primera característica de cómo es un buen padre, tal como Dios el Padre es el mejor Padre del mundo; es que:

I.- AMA A SUS HIJOS, AUNQUE ESTOS SEAN MALOS.

   Jesús al dirigirse a su audiencia, y referirse a la bondad de Dios, primeramente, resalta no necesariamente a sus oyentes de ese momento, sino a los seres humanos a quienes él describe como “malos”, pero a pesar de que cada uno de nosotros tiene su propio mal carácter, también podemos hacer el bien a nuestros hijos que casi siempre necesitan “dádivas”, atenciones, y mucho más de nosotros.  Ahora en el caso de Dios quien, en contraste con nosotros, Él es bueno, nos trata como un “Padre” que sin importar si nosotros somos “malos”, no nos niega su atención paternal.

   Amados hermanos, los hijos no siempre resultan como nosotros quisiéramos, pues a veces uno de ellos hace todo lo contrario de los buenos principios que les enseñamos, a veces varios de ellos, y a veces todos se vuelven “malos”.  En esto es necesario tener sabiduría, pues es muy probable que nuestra primera reacción hacia ellos sea de rechazo, reproche, castigo, etc…, sin embargo, Dios el mejor Padre nos enseña que aun en esos casos tenemos que demostrarles amor a nuestros hijos, pues él es Dios que aun siendo nosotros “malos”, nos da cosas que ni siquiera merecemos, solamente porque nos ama.  Si Dios no nos juzga, castiga, y extermina a nosotros, ¿por qué nosotros actuaríamos negativamente con nuestros hijos devolviéndoles mal por su maldad?  No tiene que ser así.  Un buen padre es el que demuestra actitudes de amor a sus hijos a pesar de que ellos tengan un comportamiento no grato con la familia, con ambos padres, e incluso con Dios.

.

   La segunda característica de cómo es un buen padre, tal como Dios el Padre es el mejor Padre del mundo; es que:

II.- ESTÁ ATENTO PARA ESCUCHAR A SUS HIJOS.

  En las dos primeras preguntas de Jesús “¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? / ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?” (Mateo 17:9-10), hay un detalle que tiene que ver con lo que alguna o muchas veces hacen los hijos.  En el caso del texto se refiera a la ocasión cuando un hijo “le pide pan” o “le pide pescado” a su padre.  Lo que quiero resaltar aquí es la acción de pedir que hace el hijo, y lo que en contra parte el padre tiene que hacer es escucharle, no sea que, si el hijo pide pan, el padre escuche que su hijo quiere Tang, y luego le dé otra cosa.  En este sentido, un buen padre es aquel que no se niega intencionalmente a escuchar a sus hijos, sino que está siempre dispuesto a escuchar las inquietudes, necesidades, problemas, aspiraciones, e incluso peticiones de sus hijos.  En el caso de Dios, Jesús por medio de su tercera pregunta, les explica a sus oyentes que “¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” (Mateo 7:11b).  El principal énfasis en esta pregunta no está en la calidad de las cosas que Dios da, sino en la disposición de prestar atención a sus hijos quienes le hablan para pedirle lo que necesitan.  De hecho, estas palabras de Jesús a sus oyentes, tiene que ver con la enseñanza de lo necesario e importante que es orar a Dios quien oye a quien le pide, a quien le busca, y a quien le llama (cf. vv. 7,8).

   Amados hermanos, no importa que tan ocupados podamos estar, ni que tan malos sean nuestros hijos, ni siquiera importa si nosotros mismos estamos ocupados en nuestros propios intereses, nuestro deber es escuchar cuando un hijo tiene algo que decirnos.  Es lamentable que muchos niños, adolescentes, y jóvenes no tienen un padre que les escuche, un padre que aun estando junto a ellos no les presta la atención necesaria para platicar con ellos. Los hijos necesitan padres que les escuchen con atención; es más, aun cuando los hijos no se acercan a decirnos qué les está sucediendo, es nuestro deber acercarnos a ellos y con una empática conversación hacer todo lo posible para que nos digan los que sienten, piensan, o les atormenta, y luego hacer por ellos todo lo posible para ayudarles.  Usted descubrirá cómo sus hijos abrirán su corazón para confiarle a usted muchas cosas, y usted mismo va a disfrutar la gratitud que ellos le van a demostrar.

.

   La tercera característica de cómo es un buen padre, tal como Dios el Padre es el mejor Padre del mundo; es que:

III.- SUPLE LAS NECESIDADES DE SUS HIJOS.

   En las mismas primeras dos preguntas de Jesús cuando dice a sus oyentes “¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? / ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?” (Mateo 17:9-10), vemos no solamente que el énfasis de Jesús es que un buen padre que ama a sus hijos, no solamente les oye, sino que atiende sus necesidades reales.  Un buen padre en su sano juicio asume su responsabilidad de dar a los hijos lo que realmente necesitan, y no le dan aquello que es malo y peligroso para ellos; sin embargo, hay malos padres que en alguna ocasión tras haber perdido la cordura han hecho intencional o accidentalmente daño a sus propios hijos.  En su tercera pregunta cuando Jesús dice a sus oyentes “¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” (Mateo 7:11b), observamos también que Dios no da cualquier cosa a sus hijos sino siempre “buenas cosas a los que le pidan”.

   Desde hace varios años está circulando una publicación en el internet acerca de que: “La policía de Houston, Texas, distribuyó un curioso panfleto titulado: “Cómo criar hijos delincuentes”.  El contenido decía lo siguiente: 1. Dele a su hijo todo lo que pida. De esta manera su hijo crecerá pensando que tiene derecho a obtener todo lo que desea. 2. Ríase cuando su hijo diga malas palabras. De esta manera su hijo crecerá pensando que el vocabulario soez divierte a la gente y se esforzará por incrementar su repertorio de malas palabras. 3. Jamás oriente a su hijo en el área espiritual. Deje que cuando sea adulto él decida lo que quiera creer. No reprenda y no discipline a su hijo por su mal comportamiento, podría dañar su autoestima. De esta manera su hijo crecerá pensando que no existen reglas en la sociedad. 4. Recoja todo lo que su hijo desordena. De esta manera su hijo crecerá creyendo que otros deben hacerse cargo de sus responsabilidades. 5. Permítale ver cualquier programa en la televisión. De esta manera su hijo crecerá con una mentalidad abierta y desinhibida. 6. Traten de pelearse delante de sus hijos. De esta manera, sus hijos no se sorprenderán cuando tengan que divorciarse. 7. Dé a su hijo todo el dinero que pida. De esta manera su hijo crecerá pensando que obtener dinero es fácil y no dudará en robar para conseguirlo.   Al final había una nota que decía: “Siguiendo estas instrucciones le garantizamos que su hijo será un delincuente y nosotros tendremos una celda lista para él”[1].

   Amados hermanos, como buenos padres tenemos que hacernos responsables de proveer a nuestros hijos todo lo necesario para satisfacer sus necesidades básicas, de alimento, de educación, de vestido, de calzado, y de salud.  Pero, hay cosas que no podemos darles en grandes cantidades ni a la hora que ellos quieran, sino que tenemos que negárselas cuando no son las cosas buenas que ellos necesitan, por lo tanto, tenemos que aplicarles de manera firme las reglas y principios que regulan una sana formación.  Dios no nos ha dado hijos para criarlos como delincuentes, sino que nos ha dado hijos para formarlos para su gloria.

.

   CONCLUSIÓN:     Dios es nuestro ejemplo, en Él aprendemos cómo educar a esas pequeñas, tiernas, y vulnerables criaturas que Él pone y ha puesto en nuestras manos.  En Dios aprendemos cómo debemos orientar a los niños, a los adolescentes y a los jóvenes y señoritas que Dios ha entregado bajo nuestra responsabilidad para su educación.  Dios quiera que después de Él, usted sea el mejor padre para los hijos que Él le ha dado.  Sea usted un buen padre amándolos, aunque ellos se estén comportando mal contra usted, contra la familia, contra otras personas, y aun contra Dios.  Sea un buen padre escuchándoles no solo con el oído sino con el corazón dispuesto a ayudarles a superar sus problemas.  Sea un buen padre proveyéndoles lo necesario, y con toda sabiduría negándoles todo aquello que podría afectar su manera de enfrentar la vida.

——————————————-

[1] https://escuelaparapadresvzla.wordpress.com/2013/07/29/como-criar-hijos-delincuentes/

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.