CÓMO PUEDO DEMOSTRAR MI AMISTAD, Por: Diego Teh.

CÓMO PUEDO DEMOSTRAR MI AMISTAD

1 Samuel 18:1-4.

Bosquejo elaborado por el Pbro. Diego Teh, para la predicación del domingo 6 de mayo 2018, a las 18:00 horas, en diversas congregaciones de la iglesia “El Divino Salvador” de la col. Centro, de Mérida, Yucatán.

.

Este bosquejo corresponde al complemento 01 del sermón # 04 de la serie: LAS DISCIPLINAS DEL HOMBRE PIADOSO. Puede dividirse para dos o tres predicaciones.

.

   INTRODUCCIÓN: Jonatán, el hijo del rey Saúl, candidato a ser el heredero del reino de Israel; al conocer al jovencito que muy valientemente arriesgó su vida para enfrentar al gigante filisteo Goliat, a quien venció en el nombre de Dios, inmediatamente entabló con él una sincera, profunda, y épica amistad.  Jonatán, se dio cuenta que si no hubiera sido por la valentía y heroísmo de David, él, su padre Saúl, sus hermanos, y casi toda la nación serían en aquel momento seguros esclavos de los filisteos, o quizá hasta hombres muertos.

   Justo cuando Jonatán hijo del rey Saúl, decide hacerse amigo de este héroe jovencito; su padre comienza a odiar a David.  Saúl, se puso celoso cuando un grupo de mujeres después de la victoria de David sobre Goliat, le recibió a David con cánticos (era común en Israel en aquellos tiempos, que las mujeres salían a recibir con cánticos a los guerreros que regresaban triunfantes de una batalla). Solamente que en estos cánticos exaltaban a David diez veces más que a Saúl, y eso le llenó de odio contra David, y se pasó todo el resto de su vida intentando matarlo.  Pero a pesar de ello, Jonatán que no siguió las malas intenciones de su padre, se hizo para David, el amigo humano más ilustre relatado en la historia bíblica.

   Por otra parte, Jonatán y David eran cuñados, por parte de Mical hija de Saúl, y hermana menor de Jonatán.  Mical pensó tenerle amor a David, pero al poco tiempo le despreció y humilló, obligando a David a terminar su relación de esposo con ella.  Pero, a pesar de la fracasada relación matrimonial de David y Mical, ellos no por ello dejaron de ser los mejores cuñados de la historia, sino que también a pesar de ello, desarrollaron entre ellos dos una sincera, duradera, sana, y épica amistad de hombres.

   Tomando en cuenta que el caso de estos dos hombres es la historia real de una hermosa amistad humana, hoy les voy a predicar que una verdadera y profunda amistad se puede demostrar de diversas maneras. / ¿Cuáles son las diversas maneras, como se puede demostrar una verdadera y profunda amistad? / Basado en la historia de la iniciativa de amistad de Jonatán hacia David, les voy a presentar algunas de las maneras como se puede demostrar una verdadera y profunda amistad.

.

   La primera manera cómo se puede demostrar una verdadera y profunda amistad, es:

I.- CON AMOR COMO ASÍMISMO.

   Una de las descripciones de la amistad desde la iniciativa de Jonatán hacia David, es que “lo amó Jonatán como a sí mismo” (v. 1).  Por estas palabras descriptivas de Samuel en cuanto a la relación de Jonatán y David, y una parte de las palabras de David cuando supo de la muerte de Jonatán, y que por él escribió: “Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, que me fuiste muy dulce. Más maravilloso me fue tu amor que el amor de las mujeres” (2 Samuel 1:26); algunos intérpretes del texto bíblico consideran que Jonatán era un homosexual que involucró a David en una relación homosexual entre ellos; pero una interpretación más seria que toma en cuenta todos los detalles de vida de ambos personajes, se concluye que no hay nada homosexual en dicha relación de solamente auténtica amistad de dos hombres.

   Es importante comentar que el escritor inglés A. L. Rowse, especialista en estudios acerca del fenómeno homosexual masculino, quien entre sus escritos, publicó en 1981, un libro titulado: Homosexuales en la Historia, (un estudio sobre la ambivalencia en la sociedad, la literatura y las artes), en el cual analiza numerosos casos históricos a través de los cuales se pone de manifiesto la relación entre ambigüedad o dualismo sexual y creatividad, muy respetuoso de la verdad, aun no siendo un escritor de corte cristiano o teológico, no incluye en su lista de casos, a Jonatán y David, porque con su seria interpretación reconoce que se trata de una caso de genuina y profunda amistad de hombres temerosos de Dios.

   Por su parte, es otro escritor americano llamado Down Teal, quien escribió un libro titulado LOS MILITANTES GAY, quien según lo cita José Antonio Monroy un bloguero del portal de internet Protestante Digital, Teal afirma como conclusión de su mala interpretación: “Leyendo la elegía que David escribe cuando muere Jonatán no hay duda de que los dos se amaban con un amor homosexual”[1].  Pero, estudios e interpretaciones más serias concluyen que en ningún momento de sus vidas se evidencia una homosexualidad ni siquiera en uno solo de ellos.

   La expresión “lo amó […] como así mismo”, según la indicación de Samuel es la manera cómo Jonatán expresó su amistad hacia David.  Se trató de amor.  Un amor no enfermizo, no pecaminoso, no erótico, no homosexual, sino como un amor sagrado y desinteresado que está dispuesto a hacer todo el bien necesario a favor del otro.  En toda la historia de amistad de estos dos personajes ya sea por parte de David, pero igual que por parte de Jonatán se puede apreciar este tipo de amor, cuando sus decisiones de protegerse el uno al otro de la maldad del rey Saúl padre de Jonatán y suegro de David.   Amor “como así mismo”, es hacer el bien a otra persona tal como uno se acostumbre tratar así mismo.  Lo que usted hace por usted mismo, debe estar como un buen amigo, dispuesto a hacerlo por el amigo que espera un bien de usted.

.

   La segunda manera cómo se puede demostrar una verdadera y profunda amistad, es:

II.- CON COMPROMISOS CUMPLIDOS.

   Ahora observemos que Samuel el narrador de esta amistad, dice que: “E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como a sí mismo. / Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte” (vv. 3, 4).  También aquí el protagonista de la iniciativa no es David sino Jonatán.  El cumplir compromisos para bienestar del amigo es importante.  Primero observemos que Jonatán y David “hicieron pacto”, esto es comprometerse solemnemente ante Dios y también ante testigos si los hubiese, de que uno siempre que pueda, pero, aunque no pueda se esforzará por procurar el bien del otro.

   Inmediatamente, notamos que no David sino Jonatán, porque es él quien tiene la iniciativa de hacerse amigo de este muchacho que no tiene trayectoria más que como empleado del rancho de su familia, “se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte”.  David, no tiene nada qué darle a Jonatán. Siempre había sido pobre toda su vida.  Estaba en desventaja en comparación de su espontáneo y nuevo amigo que por lo menos para ese tiempo su padre ya llevaba más de 30 años de ser el rey de Israel, y Jonatán al igual que sus otros hermanos, vivía de los beneficios económicos del honorable cargo de su padre; y tenía mucho más de lo que le regaló a David.  Eso es cumplir los compromisos que hacemos con los amigos, cumplimiento que contribuye en demostrar el verdadero amigo que queremos ser, porque no espera que a uno le den, sino lo que uno está dispuesto a hacer es dar.  Así empezó la amistad, de Jonatán hacia David.  En los tiempos posteriores, Jonatán hizo todo lo posible por servir y apoyar a David en todo, pues ser amigo es comprometerse voluntariamente a favor del amigo cuando este nos necesita, y hay que cumplirle.

.

   La tercera manera cómo se puede demostrar una verdadera y profunda amistad, es:

III.- CON LEALTAD INALTERABLE.

   Desde el día siguiente que David estuvo frente al rey Saúl, este le hizo su primer intento de acabar con David lanzándole una lanza dos veces con la que estuvo a punto de herirle de muerte (1 Samuel 18:10,11), aunque ya sabía y fue testigo de que su hijo Jonatán se habían puesto de acuerdo con David para tratarse como verdaderos amigos, porque Jonatán había quedado admiradísimo de que este muchacho haya sido valiente en querer enfrentar al gigante Goliat a quien también había vencido.  Es más, desde el día que Saúl hizo venir a David delante de él, si hubiese podido le mataba desde aquella primera ocasión, porque ese mismo día que David vino a él, un grupo de mujeres que compusieron un canto para David, en la calle cantaban diciendo: Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles” (1 Samuel 18:7b), exaltando así ellas a David, diez veces más que a Saúl. Eso le llenó de celos, y desde ese momento quiso matarlo.

   Pero, en este punto debo hablarles acerca de la lealtad inalterable de la amistad que Jonatán, a pesar de la reacción malvada de su padre el rey Saúl tenía para con David.  Es más, el mismo Saúl, un día le dijo a su hijo Jonatán que iba a procurar matar a David, entonces aparece el verdadero valor de la lealtad en una verdadera amistad, pues según Samuel el autor de esta historia, narra que Jonatán: dio aviso a David, diciendo: Saúl mi padre procura matarte; por tanto cuídate hasta la mañana, y estate en lugar oculto y escóndete. / Y yo saldré y estaré junto a mi padre en el campo donde estés; y hablaré de ti a mi padre, y te haré saber lo que haya” (1 Samuel 19:2,3).  Esto es lealtad.  Además, a la brevedad posible, Jonatán enfrentó a su padre, hablándole bien de David, diciéndole: “No peque el rey contra su siervo David, porque ninguna cosa ha cometido contra ti, y porque sus obras han sido muy buenas para contigo; / pues él tomó su vida en su mano, y mató al filisteo, y Jehová dio gran salvación a todo Israel. Tú lo viste, y te alegraste; ¿por qué, pues, pecarás contra la sangre inocente, matando a David sin causa? /  escuchó Saúl la voz de Jonatán, y juró Saúl: Vive Jehová, que no morirá. / Y llamó Jonatán a David, y le declaró todas estas palabras; y él mismo trajo a David a Saúl, y estuvo delante de él como antes” (1 Samuel 19:4-7).  Esto es el proceso práctico de la lealtad.  El verdadero amigo, no es pasivo ante los peligros y necesidades de su amigo, sino que interviene para hacer algo por él. Y así lo hizo Jonatán.  Pero, Saúl no cumplió su promesa, pues, aunque nunca logró matar o que maten a David, siempre le persiguió para intentar matarle.  Ah, y por cierto era su yerno por parte de su hija Mical a quien el mismo Saúl se la dio por esposa.

   Otro de los días de enojo de Saúl, entre su enojo le explicó a su hijo Jonatán, una de sus razones para matar a David.  Esta razón fue: “Porque todo el tiempo que el hijo de Isaí viviere sobre la tierra, ni tú estarás firme, ni tu reino. Envía pues, ahora, y tráemelo, porque ha de morir” (1 Samuel 20:31).  Desde luego, que Jonatán no hizo tal cosa, sino que salió a encontrar a David, y donde le encontró, le explicó todo, se comprometieron a acrecentar su vínculo de amistad, lloraron entre sí como dos grandes hombres temerosos de Dios, se encomendaron a Dios, y no les quedó más que despedirse con mucho dolor, para que cada quien siga su camino por el bien de los dos.  Jonatán se despidió de su amigo David, a quien le dijo: “Vete en paz, porque ambos hemos jurado por el nombre de Jehová, diciendo: Jehová esté entre tú y yo, entre tu descendencia y mi descendencia, para siempre. Y él se levantó y se fue; y Jonatán entró en la ciudad” (1 Samuel 20:42).  Todo esto para que ambos se protegieran de morir de manos de Saúl.  Pero lo elogiable aquí es el valor que Jonatán demostró de ser leal a favor de David, cuidándole la vida.

.

   La cuarta manera cómo se puede demostrar una verdadera y profunda amistad, es:

IV.- CON ESTÍMULOS DE FE.

   En otros tiempos cuando Saúl seguía terco en perseguir a David para matarle, persiguiéndole en diversas ciudades como Nob y Keila, donde Saúl se enteraba que David había ido; y cuando no le encontraba, Saúl hacía todo lo posible y todos los días de escanear todas las cuevas de los desiertos de alrededor, sin poder dar con él, porque Dios también no le permitió a Saúl semejante vileza.  Entre estas incursiones malvadas de Saúl, un día, nos narra la historia según Samuel, que: “se levantó Jonatán hijo de Saúl y vino a David a Hores, y fortaleció su mano en Dios. / Y le dijo: No temas, pues no te hallará la mano de Saúl mi padre, y tú reinarás sobre Israel, y yo seré segundo después de ti; y aun Saúl mi padre así lo sabe. / Y ambos hicieron pacto delante de Jehová” (1 Samuel 23:16-18). Los encuentros que Jonatán procuraba tener con David, eran con fines espirituales de relación con Dios.  Las frases “fortaleció su mano en Dios”, e “hicieron pacto delante de Jehová”, describen esta espiritualidad de Jonatán y David.

   Pero me gusta mucho, y es cierto el sentido que la traducción de la Biblia según las versiones: Nueva Versión Internacional, Nueva Biblia al Día, con respecto a la frase que explica que Jonatán a David “fortaleció su mano en Dios”, estas versiones dicen que: “lo animó a seguir confiando en Dios” (1 Samuel 23:16; NVI; NBD).  Esto también es otra manera de expresar una verdadera amistad.  Un verdadero amigo, no solamente se preocupa de los sentimientos, de las emociones, de los problemas, y de los peligros terrenales del amigo, sino también debe haber un interés por la vida espiritual relacionada no con cualquier cosa inmaterial, sino con el único Dios vivo y verdadero.  La confianza o fe en Dios es algo que por la gracia de Dios nosotros hemos recibido de Dios, y lo vivimos en nuestras experiencias personales diariamente.  Por eso, nosotros somos las personas más capacitadas del mundo para animar a los que escogemos como amigos para que pongan también toda su confianza en Dios para enfrentar los embates de la vida y el mundo.  Tenemos que enseñarles a usar la fe en Jesucristo para la salvación eterna de sus almas que de no hacerlo, quedarían condenados a la muerte eterna, realidad que no debemos querer que les ocurra si de verdad somos sus amigos.  Tenemos que insistirles amistosamente que deben confiar en Jesús como su Señor y Salvador, la mejor experiencia que podrían tener en esta vida, con el apoyo espiritual de un verdadero amigo.

   Ser amigo, no es dejarse arrastrar por la influencia descarriada de los que escogemos que sean nuestros amigos.  No es solamente liderarlos para que simpaticen con nosotros porque les compartimos nuestras fiestas, paseos, y otros momentos sociales muy alegres.  Ser amigo, incluye interesarse que nuestros amigos tengan fe en Dios, que sean salvos en Cristo, y que cultiven en sus vidas todos los frutos de una vida totalmente dependiente de Dios.

.

   CONCLUSIÓN: Dios quiera que aprendamos a ser verdaderos e ideales amigos de las personas que necesitan amigos humanos.  Nuestro mejor y excelente amigo, la verdad después de todo no es Jonatán, tampoco David, sino Jesucristo, el Hijo de Dios, que vivió entre nosotros.  Su amistad es evidente desde que él viendo nuestra necesidad, sin condición alguna tomó nuestro lugar desde el momento de encarnarse como uno de nosotros.  Su amistad se expresa también cuando con el fin de quitar de nosotros la sentencia de la condenación eterna, dio su vida para morir por nosotros satisfaciendo la justicia de Dios quien en él cobró la penalidad de nuestros pecados.  Eso sí que es un Gran Amigo, sin duda el mejor de todo el universo. Es el mismo Jesús quien no importando las críticas negativas que hacían en su contra, fue un verdadero “amigo de publicanos y pecadores” (Mateo 11:19).

   El apóstol Juan nos exhorta diciendo: “En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos” (1 Juan 3:16). ¿No es esta una amistad desinteresada a nuestro favor, la que recibimos de él? ¿No es esta amistad que se nos manda compartir, si es posible y necesario “debemos poner nuestras vidas por los hermanos”, sin duda que también a los amigos?

   Seamos como Jesús, amigos verdaderos, para la gente que necesita amigos que entreguen todo de sí a favor de ellos.  Esta gente que necesita amigos está entre los incrédulos, pero también entre los hermanos en la fe a quienes tenemos tan cerca en la misma santa comunión de la iglesia. Usted puede demostrar amistad.

—————————————–

[1] Monroy, Juan Antonio; David y Jonatán: Amor entre hombres (Julio, 2014); http://protestantedigital.com/blogs/3232/David_y_Jonatan_amor_de_hombres

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.