NO HAY OTRO EVANGELIO, Por: Diego Teh.

NO HAY OTRO EVANGELIO.

Génesis 3:1-5; Gálatas 1:6-10.

Predicado por el Presbítero: Diego Teh Reyes, el domingo 28 de julio 2019, a las 11:00 horas, en la iglesia “El Divino Salvador” de Mérida, Yucatán.

.Este sermón corresponde al número 2, de la serie: EL VERDADERO EVANGELIO, basado en la epístola de San Pablo a los Gálatas.

.

   INTRODUCCIÓN:    Los versículos 6 y 7 de nuestra lectura de Gálatas 1, dicen: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente / No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo” (Gálatas 1:6-7).  Como ustedes debieron haber bien observado, el apóstol Pablo habla de un problema que él detectó en las iglesias de los Gálatas, pero que también se dio en iglesias de otras partes.  Se trata del problema de: “seguir un evangelio diferente” (v. 6).  ¿Ha analizado usted, si no estaría también siguiendo un evangelio diferente, a pesar de que usted lee la biblia, lee el evangelio de Cristo, y se reúne en una iglesia que proclama el evangelio de Cristo?  El apóstol Pablo, al detectar lo que él llama “un evangelio diferente”, también hace la aclaración: “No que haya otro” (v. 7a).  Entonces, es claro que Dios no tiene más que un solo evangelio, sin embargo, como les dice el apóstol Pablo a los Gálatas, y también es verdad aquí en nuestro medio, “hay algunos que os perturban y quieres pervertir el evangelio de Cristo” (v. 7b), y están presentes en esta ciudad, en las iglesias, en las redes sociales, y en los portales de videos.  A muchos verdaderos creyentes, les parece novedoso (porque parecen buenas noticias), pero no es ni el evangelio de Cristo, ni se trata del mismo Jesús de la Biblia.  Estos perturbadores y pervertidores, como el apóstol los describe, son los que usan las mismas palabras de Cristo, para enseñar un evangelio que no es el mismo de Cristo.  Y la verdad del asunto, es que no solamente hay “un evangelio diferente”, sino muchísimos evangelios diferentes al de Cristo, que parecen ser de Cristo, pero no lo son, que por usar inapropiadamente las mismas palabras de Cristo como fundamento, muchos son engañados.

   Por eso, mis amados hermanos, hay que tener cuidado con los aparentes evangelios que no son el verdadero evangelio, cuyo fin solamente es alejar y extraviar a los que ya están en la verdad, y no permitir que los que no están en la verdad conozcan el verdadero evangelio y a su Cristo real y verdadero.  Por ejemplo, en la actualidad se predica el evangelio diferente de la prosperidad que incita a la ambición pecaminosa, el cual no concuerda con el evangelio de Cristo que dijo: “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; / sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. / Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” (Mateo 6:19-21).  También en la actualidad se predica el evangelio diferente de los decretos que pretenden imponer los deseos y la voluntad humana sobre la soberanía de Dios, pero Jesús no enseñó que decretemos lo que queremos o necesitamos, sino dijo que: vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis” (Mateo 6:8).  Es decir, enseñó a recurrir a Dios en oración, y no que estemos decretando.

  Es por eso que en esta exposición me propongo predicarles que: Los creyentes en Jesucristo debemos rechazar toda enseñanza que sea diferente al evangelio de Cristo. / ¿Por qué los creyentes en Jesucristo debemos rechazar toda enseñanza que sea diferente al evangelio de Cristo? / En los versículos 6 al 10 de nuestra lectura de Gálatas 1, el apóstol Pablo nos comparte algunas de las RAZONES.

.

   La primera RAZÓN por la que los creyentes en Jesucristo debemos rechazar toda enseñanza que sea diferente al evangelio de Cristo, es:

I.- PORQUE SI NO ES DE JESUCRISTO, SOLAMENTE ALEJA DE DIOS.

   En cuanto a los creyentes de las iglesias de la región de Galacia, aunque todavía se congregaban en sus respectivas iglesias, la verdad es que por causa de seguir por lo menos un evangelio diferente, sino es que más de un evangelio diferente, realmente estaban alejados de Dios y de Cristo.  Por eso el apóstol Pablo, en su epístola les dice en tono de exhortación: Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, …” (Gálatas 1:6a). Por supuesto, que si no es evangelio de Cristo, no acerca hacia Dios sino todo lo contrario, solamente aleja de Él. Es probable que, aun estando en la iglesia, haya quienes estén más lejos de Dios y de su gracia, por seguir “un evangelio diferente”.

  Aprovechando que recientemente concluimos la serie de predicaciones basadas en la primera epístola de Pablo a los Corintios, voy a citarles las palabras de preocupación que él tuvo por ellos, diciéndoles en su segunda epístola: Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo” (2 Corintios 11:3).  No sabemos el número de los que fueron extraviados de su sincera fidelidad a Cristo, pero esperamos que hayan sido los menos, o mejor si ninguno.  Pero, cuando un evangelio diferente al de Cristo llega a oídos de las personas creyentes que todavía están en proceso de fundamentar su fe, puede suceder que también sean engañados.  Es por eso que, especialmente los creyentes debemos aprender a identificar las mentiras que extravían de la verdadera fe.

   Y mis amados hermanos, es muy probable que aun entre los que nos reunimos en esta iglesia alguno está realmente en la misma condición de “alejado del que os llamó por la gracia de Cristo”, o que algunos, pero espero que no muchos, se encuentran realmente “extraviados de la sincera fidelidad a Cristo”.  Por eso, ya sea que es el caso de usted, o si no lo es, les animo a prestar atención a todas las predicaciones de esta serie basada en la epístola a los Gálatas cuya finalidad será orientar a cada congregante a salir o escapar del extravío y del alejamiento de Dios, de Cristo, de su gracia, y del evangelio.

.

   La segunda RAZÓN por la que los creyentes en Jesucristo debemos rechazar toda enseñanza que sea diferente al evangelio de Cristo, es:

II.- PORQUE SI NO ES DE JESUCRISTO, NO ES VERDADERO EVANGELIO.

   También a los Corintios, San Pablo les dijo que tenía temor de que ellos sean extraviados de Cristo, así como Eva fue engañada con astucia por la serpiente, y extraviada de la verdad de Dios; pues los Corintios creyentes estaban siendo tolerantes con los que venían a enseñarles cosas diferentes del evangelio verdadero que el apóstol Pablo les había enseñado.  Entonces, les dice: “Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis” (2 Corintios 11:4).  ¡Qué facilmente los corintios llegaron a aceptar todo lo que es falso! a pesar de los 3 años de ministerio del mismo apóstol Pablo con ellos, a pesar del gran ministerio de los apóstoles Pedro, y Apolos.  De nada o en poco había servido la epístola actualmente desaparecida, así como la que ahora conocemos como la primera epístola.  Ahora, habían aceptado: “a otro Jesús”, “otro espíritu” que no era el Espíritu Santo, y “otro evangelio”.  Pero, como estos otros, no son los verdaderos sino los falsos, tenían que rechazarlos para volver a la verdad, porque si no es de Jesucristo, entonces no es verdadero.

   Pero, la tolerancia no solamente ocurrió entre los Corintios, sino también entre los Gálatas que cayeron en esta práctica.  A ellos les escribió San Pablo diciéndoles: Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. / No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. / Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1:6-8).

   Amados hermanos, esto no solamente ocurrió en Corinto o en Galacia, sino también entre nosotros hay quienes igualmente han o hemos sido tolerantes de enseñanzas que no concuerdan con el verdadero evangelio que es de Jesucristo, y hay incluso quienes hasta la comparten con otros creyentes en las redes sociales, mediante redacciones, videos, e imágenes con leyendas, propaganda así evangelios diferentes que no son de Jesucristo.  Y tanto uno como el otro, aunque siguen en la comunión de la iglesia (aunque eso es una ventaja), en realidad no están en la verdadera comunión del vedadero evangelio.  Es por eso que mis amados hermanos, no debemos permitir que falsos evangelios se introduzcan en nuestra fe, por lo que para que ello no ocurra, tenemos que conocer muy bien el verdadero evangelio.  Tenemos que leer las palabras de Jesús en los evangelios.  Tenemos que leer lo que las epístolas dicen de Jesús.  Tenemos que leer lo que toda la Biblia dice acerca de Jesús.  Haciendo esto podremos rechazar lo que es falso, y fortalecer nuestra fe en el verdadero evangelio.

.

   La tercera RAZÓN por la que los creyentes en Jesucristo debemos rechazar toda enseñanza que sea diferente al evangelio de Cristo, es:

III.- PORQUE SI NO ES DE JESUCRISTO, NI DEBIERA SER PREDICADO.

   En los versículos 8 y 9 leemos que el apóstol Pablo, orientando a los Gálatas les dijo: “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea ANATEMA. / Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea ANATEMA” (Gálatas 1:8-9).  En estas palabras, el apóstol dos veces utiliza la palabra ANATEMA que significa: MALDITO, y que se aplica a quien predique un evangelio diferente al de Cristo, ya sea si se tratase de alguien del mismo cielo, o de algún falso predicador terrenal que no entiende o no quiere ser fiel al evangelio de Cristo.

   Al ser dictaminado anatema, es porque ni siquiera es aprobada su conducta, ni su doctrina o enseñanza; mucho menos si lo hace en nombre de Cristo, enseñando lo contrario de Cristo.  Si Dios mismo es quien considera anatema o maldito a un predicador que falsamente usa a Cristo para enseñar una doctrina ajena al verdadero evangelio, eso significa que aquello que resulta falso ni siquiera debiera ser predicado, por lo que igual, nadie debería aceptar tales doctrinas.  Y si usted las a aceptado como parte de su fe, entonces, a partir de ahora mismo, usted debe renunciar a esa falsa fe de un evangelio diferente al verdadero que es de Jesucristo el verdadero Hijo de Dios.

   Amados hermanos, es necesario estar atentos a los mensajes aparentemente bíblicos y aparentemente enseñanzas en nombre de Cristo cuya doctrina es errónea, pero disfrazada con la palabra de Dios y el nombre de Cristo pareciera que es la verdad.  Cuando reciban mensajes de texto, videos, frases motivacionales en sus redes sociales, no lo crean a la ligera, ni lo compartan solo por compartir.  Primero, compárenlo con el evangelio de la palabra de Dios, y si pasa el filtro de la verdad, entonces créanlo y compártanlo.  En esos momentos, no estará nadie con usted para darle una recomendación, por eso se hace necesario que nos ocupemos en conocer el verdadero evangelio de Jesucristo, primero leyendo el evangelio, luego meditándolo, luego creyéndolo, y luego obedeciéndolo.

.

   La cuarta RAZÓN por la que los creyentes en Jesucristo debemos rechazar toda enseñanza que sea diferente al evangelio de Cristo, es:

IV.- PORQUE SI NO ES DE JESUCRISTO, NO TIENE EL FAVOR DE DIOS.

   En el versículo 10 de nuestra lectura, el apóstol Pablo al escribirle a los Gálatas con respecto a su fidelidad de enseñar el verdadero evangelio que sí es de Cristo, les dice: “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Gálatas 1:6-10).  ¿Cuál es la finalidad de predicar, creer, y vivir el verdadero evangelio?  La finalidad es buscar y encontrar en el evangelio el favor no de los hombres sino el de Dios.  Lo que el ser humano necesita para la salvación eterna de nuestras almas no es el favor de los hombres que se enseña en las diversas filosofías, sino el favor de Dios que se enseña en el santo evangelio.

   El favor de Dios es la iniciativa de su libre gracia de comunicar a los seres humanos pecadores que, por medio de su Hijo Jesucristo, y solamente por medio de Él, hay salvación de la condenación eterna, mediante el creer en él.  Esta iniciativa divina transforma la vida no hasta la eternidad, sino desde nuestra actualidad. Su favor es no solamente eterno, sino también en nuestro tiempo presente.  Su favor consiste en salvarnos de la condenación eterna.  Desde luego que esto usted no lo encontrará en un evangelio diferente.  Si usted escucha que en ese evangelio diferente se habla de salvación, usted deberá descubrir si también se enseña que es por medio de Cristo.  Si usted descubre que no es por medio de Cristo, entonces rechácelo, pues ese es un evangelio falso y diferente al de Cristo que no tiene el favor de Dios.

   Así que, amados hermanos, si las doctrinas que usted lee en el internet o que le llegan en sus redes sociales; o que escucha en los audio-videos de los proveedores de contenido audio visual, o en los canales religiosos de la T.V., no le enseñan la salvación solamente por medio de Jesucristo, considérelos como evangelios diferentes al de Cristo, y rechácelos, porque no tienen el favor de Dios. Y por favor, esos mensajes, videos, o imágenes, no los reenvíe a nadie.  No son provechosos para el alma de ninguna persona.

.

   CONCLUSIÓN:  Para concluir amados hermanos.  Recuerden que no hay otro evangelio de Dios, sino solamente el que cuyo salvador, y maestro efectivo de la vida cotidiana es su Hijo Jesucristo.  Si no es así, usted estará creyendo un falso evangelio que no es de Dios, y usted no encontrará salvación en las palabrerías de lo falso, ni aprenderá en sus doctrinas cómo darle la gloria a Dios.

   Por favor, mis amados hermanos, lean la Biblia, lean los evangelios, lean las epístolas.  Ustedes descubrirán que hablan de Jesús y el verdadero evangelio, y que conociéndolo, entonces, podrán detectar cuando una doctrina o enseñanza no es la que corresponde al evangelio de Dios.  Y recuerden: NO HA OTRO EVANGELIO verdadero, funcional, y salvador, sino solamente el de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.