EL AMOR TRIUNFANTE DE UN MATRIMONIO (II), Por: Diego Teh.

 EL AMOR TRIUNFANTE DE UN MATRIMONIO (II)

  Cantar de los Cantares 8:6-7.

Predicado por el Presbítero: Diego Teh Reyes, el sábado 14 de diciembre 2019, a las 17:00 horas, en el local sin nombre, a espaldas de la tortillería Las Palmas, de la colonia El Roble, de Mérida, Yucatán, como sermón de acción de gracias de Sheyla Natasha Pat Montalvo, y Randy Leonel López Manzanilla, por su matrimonio civil.  Quedando pendiente su boda religiosa, en cuanto sean miembros de la iglesia.

.

   INTRODUCCIÓN:  En un sermón que prediqué anteriormente, prediqué la primera parte de estas palabras, la parte que dice: “Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo” (Cantares 8:6a-b); y prediqué acerca de 3 características que hacen que un amor de matrimonio resulte triunfante; y se trata de la generosidad, la permanencia, y la pertenencia, a favor del cónyuge; pues si uno no está pensando favorecer a su cónyuge, en vez de amor triunfante, solo habrá egoísmo latente, y en consecuencia ambos sentirán que hace falta amor en sus vidas. Ojalá que ninguno de ustedes dos piense solamente en sí mismo, sino que piense cómo favorecer en todo a su cónyuge.

   Pero, regresando al texto bíblico que nos ocupa en este momento, decidí compartirles la segunda, tercera, y cuarta parte de este precioso versículo, las frases que dicen: “Porque fuerte es como la muerte el amor; duros como el Seol los celos; sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama” (Cantares 8:6c-e).  Con estas palabras que usan un rico lenguaje figurado de símiles, el autor Salomón redacta lo que en realidad no son sus propias palabras, sino las de su esposa, quien expresa con ellas comparaciones que resaltan algunas características del amor aplicando en la vida matrimonial.  Ella compara el amor “como un sello” (6a), “como una marca” (6b); esto ya lo he predicado antes. Luego compara el poder de este amor: “como la muerte” (6c), “como el Seol” (6d), y aunque no use el “cómo” con respecto al fuego, en realidad también le compara “como el fuego” (6e).

   Usando estas palabras comparativas de nuestro texto en cuestión, en este momento voy a predicarles otras características, para explicarles lo siguiente, que: El amor triunfante de un matrimonio tiene características especiales que sirven para favorecer al cónyuge.  / ¿Cuáles son las CARACTERÍSTICAS especiales del amor triunfante de un matrimonio que sirven para favorecer al cónyuge? / Siguiendo las frases de Cantares 8:6, sabrán acerca de estas CARACTERÍSTICAS especiales.

.

   La primera CARACTERÍSTICA especial del amor triunfante de un matrimonio que sirve para favorecer al cónyuge, es:

I.- SU FUERZA INVENCIBLE.

   La esposa de Salomón, describiendo su comprensión acerca del amor, dijo: “Porque fuerte es como la muerte el amor” (Cantares 8:6c).  No es una manera popular para nuestros tiempos el comparar el poder del amor con el poder de la muerte.  Sus palabras quizá tiene que ver con el contexto de su tiempo y de su experiencia, en el que eran comunes las guerras entre reinos, ciudades vecinas, etc…, en la que quizá ella tenía recuerdos de haber perdido a algún ser querido, o simplemente era ya un dicho generalizado por la experiencia de mucha gente que tuvo la experiencia inevitable de perder a sus seres querido por causa de guerra o por enfermedades incurables, en el que a todos les consta que el poder de la muerte es verdaderamente fuerte, porque cuando llega el momento de llevarse a alguien a la eternidad, no hay poder que se lo impida, sino solamente el poder de Dios, sin embargo en muchos casos es Dios quien determina que llegó el momento de la muerte de alguien, y eso es poderosamente inevitable.

   La esposa de Salomón estaba considerando que el amor matrimonial es una FUERZA INVENCIBLE no para derrotar el matrimonio, sino para derrotar cualquier adversidad que le quiera destruir.  El amor que inicia en un noviazgo y que se extiende en el matrimonio tiene toda la capacidad de luchar contra cualquier obstáculo que se presente en la vida de ambos, y hay garantía de que el amor va a triunfar sobre ello.  Cuando alguno deja de luchar contra las adversidades para mejorar la relación, apoyar al cónyuge, enfrentar una crisis económica, etc… entonces allí si puede fallar el matrimonio, porque tal cónyuge no está aprovechando el poder del amor que por naturaleza es en sí mismo una FUERZA INVENCIBLE.

   Randy y Sheyla, desde el momento que ustedes se enamoraron el uno al otro, fue porque su amor era fuerte.  Quizá durante su noviazgo ustedes discutieron algunas o muchas veces, pero miren, el paso que dieron de ir al registro civil para unirse legalmente en matrimonio, es prueba de que el amor es invencible.  Ahora, deben cuidar la fuerza de su amor hasta que la muerte los separe.  Ninguna otra fuerza, circunstancia o persona humana podrá separarles, si ponen en acción la fuerza del amor, pero si usan otra fuerza, entonces fallarán en su compromiso.  Es la fuerza invencible del amor que Jesús tuvo por nosotros los pecadores que él no falló en su compromiso y meta de pagar con su muerte redentora por la culpa de nuestros pecados.

.

   La segunda CARACTERÍSTICA especial del amor triunfante de un matrimonio que sirve para favorecer al cónyuge, es:

II.- SU CELO AUTO-EXIGENTE.

   Luego la esposa de Salomón, siguiendo con su manera de percibir el poder del amor, dice de una manera algo rara para nuestro tiempo, que: “duros como el Seol los celos” (Cantares 8:6d). ¿Qué quiso decir con esto?  Nosotros no relacionamos el amor con los celos, menos con el Seol, porque solamente relacionamos el significado negativo de la palabra. El Seol o Sheol, era la sepultura donde sin distinción moral de las personas[1], inevitablemente todas tienen que pasar por allí, en su camino hacia la eternidad que le corresponda.  Suena negativo, ¿verdad?  Pero de este contexto de la muerte y la sepultura, ella encuentra algo positivo que también vale la pena tomar en cuenta.

  En la actualidad en todo el mundo, según una publicación del 26 de septiembre de este año, en promedio mueren 155,520 personas por día[2], siendo así que al año mueren 56,764,800 personas. Desde luego que en los tiempos de Salomón la tasa de mortalidad era menor, pero lo que esto significa es que la sepultura es insaciable, que cada día exige, pide, o reclama más vidas para llevarse a su interior.  Es este concepto que la esposa de Salomón tiene en mente cuando dice: “duros como el Seol los celos” (Cantares 8:6d).  Así que como las sepulturas exigen muertos todos los días, una persona que tiene amor debe exigir no a su cónyuge sino a sí mismo, a su propio amor, que sea responsable de ayudar a su cónyuge a que reciba un mejor trato para sentirse amado(a). El sano celo del amor, no consiste en prohibir al cónyuge que no salga ni siquiera a la puerta de la casa, porque teme que otra persona se lo vaya a enamorar, sino el proponerse siempre de manera insaciable y generosa darle amor a la persona con quien te has casado.

   Así que tanto Randy como Sheyla, hay que ser celosos en este sentido.  Se casaron no para que les hagan felices, sino porque son felices se casaron para hacer feliz a su cónyuge.  Si no son felices desde ahora, lo único que van a hacer es crear infelicidad a su cónyuge, pero si en verdad se tienen amor entre ustedes mismos, tú Randy no le exijas amor sino tú dale amor.  Tú Sheyla no le exijas amor, sino tú dale amor.

.

   La tercera CARACTERÍSTICA especial del amor triunfante de un matrimonio que sirve para favorecer al cónyuge, es:

III.- SU VÍNCULO ARDIENTE.

   Y finalmente, escuchen que esta esposa comparando el amor como un fuego ardiente, dice de ello: “sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama” (Cantares 8:6e).  Lo que ella hace es describir el amor en su punto máximo. Cualquier punto menor que el máximo estaría indicando que hay algo que está haciendo un lado la expresión del amor.  La descripción de esta mujer es muy conocida.  Espero que todos los que estamos aquí hayamos encendido alguna vez una candela, donde se ponen palos, leña, o carbón, que una vez encendidos mientras los palos, leña, o carbones estén juntos la llama no se apaga, sino que sigue siendo “fuerte llama”.

   Pero, ¿qué sucede si uno retira un tizón encendido, o separa algún o todos los carbones del fuego, aun si la llama está fuertemente ardiente, o peor si la llama no es muy fuerte? Inevitablemente el fuego se apaga, y cada tizón o carbón igualmente en poco tiempo se apaga y queda totalmente frío, incapaz de hacer fuego por sí solo, a menos que sea nuevamente encendido.  Tenía razón la esposa de Salomón, de que el amor para que sea siempre ardiente o siempre llama fe fuego, es necesario que sus brazas sean “brasas de fuego”.

   Sheyla y Randy, cada uno de ustedes son las “brasas de fuego” en esta experiencia de amor que ustedes se han profesado delante del juez del registro civil, sepan que, si una de las brasas se separa de la otra brasa, no solamente una brasa se apaga sino las dos, porque sin las dos brasas no hay fuego ardiente del amor. Esto indica que ustedes requieren estar UNIDOS en el vínculo del “fuego” (en el vínculo del amor), en las buenas y en las malas que les venga en la vida.  Solamente con el amor serán un matrimonio triunfante.  Sin el amor, serán solamente un matrimonio que tarde o temprano fracasará.  Así que a fortalecer su amor con esa unidad que ahora, por el momento es grandemente visible entre ustedes.  Así como ahora no se quieren separar el uno del otro, que así sea hasta el resto de sus vidas.

.

   CONCLUSIÓN: Pues como palabras finales, amados contrayentes, ustedes tienen que saber, y tengo que decírselos, que este amor triunfante del matrimonio, del cual nos habla la esposa de Salomón, y que ahora les estoy predicando, no nace del corazón de ningún ser humano a menos que uno tome en cuenta a Dios en su vida. Si Dios no es la relación principal del ser humano, cualquier otra relación no funcionará bien, incluyendo el matrimonio.  Por eso, se requiere que cada uno de ustedes de manera personal tenga a Dios como su relación principal, porque la relación con Dios, si no es de los dos, no es suficiente para ser siempre triunfantes en todo.  O peor, si ninguno de ustedes tiene una relación de fe en Dios, el matrimonio no será lo debidamente triunfante.

   Esta relación con Dios para tener un amor triunfante en el matrimonio, se entabla por medio de creer en Jesucristo el Hijo de Dios.  Cada quien necesita creer que el pecado presente en su vida empaña su capacidad de poder amar al cónyuge, y que necesita a Jesucristo, el único por medio de quien la capacidad de amar llega a la vida. Este creer en Cristo, trae primeramente salvación eterna para no ir jamás a la condenación eterna, y mientras tanto su fruto aquí en la tierra es generar “amor” entre otras virtudes (cf. Gálatas 5:22-23).

   Randy, ¿crees en Jesucristo para el perdón de tus pecados, tu salvación eterna, y para recibir en tu vida el amor de Dios que necesitarás en tu matrimonio desde ahora hasta el fin de tu vida?  Sheyla, te hago la misma pregunta: ¿crees en Jesucristo para el perdón de tus pecados, tu salvación eterna, y para recibir en tu vida el amor de Dios que necesitarás en tu matrimonio desde ahora hasta el fin de tu vida?

   Que Dios les capacite todos los días para tener un amor triunfante con una FUERZA INVENCIBLE, con un CELO AUTO-EXIGENTE, y con un VÍNCULO ARDIENTE.  Que Dios les bendiga ahora y siempre.

============================

[1] Enciclopedia Collier (1986, vol. 12, pág. 28)

[2] https://okdiario.com/curiosidades/cuantas-personas-mueren-dia-mundo-4617574

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.