DEVOCIONAL DEL DOMINGO 5 DE ABRIL

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL DOMINGO 5 DE ABRIL:

SERIE: 

LO QUE DIOS NOS DIO.

(del 31 de marzo al 30 de abril).

TITULO: NOS DIO EL SABER LOS MISTERIOS DEL REINO DE LOS CIELOS.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que cada familia sepa que el principal misterio del reino de los cielos es que Jesús es el Cristo, y los demás misterios, todas las verdades de su evangelio.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Mateo 13:10-11. 

10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? 

11 El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

     Lo que la Reina-Valera 1960 traduce “misterios”, otras versiones de la biblia en español, como La Biblia: La Palabra, Nueva Traducción Viviente, Nueva Versión Internacional, Dios Habla Hoy, etc.. la traducen como “secretos”.  Ambas palabras son correctas, solamente que “misterios” en el contexto bíblico no debe entenderse como algo relacionado con el ocultismo o actividades paranormales.  Y “secretos” debe entenderse en dos aspectos; primero como algo que Dios todavía no había revelado a a la humanidad, y segundo, como algo que ya había sido revelado pero que no todos tienen la capacidad de saber o conocer; porque la realidad del reino de los cielos, es algo que los seres humanos no podemos percibir con los sentidos humanos sino aceptando primeramente que el Espíritu Santo de Dios nos revele todo lo relacionado con dicho reino.  Y el que no quiere aceptar primeramente que el Espíritu Santo de Dios le revele todas las realidades del reino de los cielos, para tal persona todas esas realidades benditas, le quedarán como “misterios” o “secretos”.

   Cuando Jesús enseñaba por parábolas a la gente, realmente no era para facilitarles el entendimiento, sino que les enseñaba así porque no estaban listos para escuchar una verdad acerca del reino de los cielos, sino que antes se iban a burlar de ello, y terminarían rechazándolo, porque no harían caso a lo que el Espíritu de Dios les estaría comunicando a través de las verdades que habrían escuchado.  Así que Jesús, exponía a la gente de corazón duro a utilizar su habilidad de pensamiento para que piensen en lo escuchado, y busquen encontrar en el lenguaje figurado de Jesús, la verdad que él les estaba comunicando.  En este proceso mental, los oyentes que se esforzaban a analizar las enseñanzas de Jesús, y que dejaban ser guiados por el Espíritu de Dios en sus pensamientos, eran bendecidos con el entendimiento, y descubrían el “misterio” principal que Jesús es el Cristo, el Ungido, el Mesías, o el Rey de Israel de los judíos, y del universo, y luego creían en las enseñanzas de Jesús, descubriendo así el significado, valor, e importancia del reino de los cielos que Jesús predicaba.  Fue lo primero que por revelación divina descubrieron Andrés (Juan 1:40-41), Felipe (Juna 1:45), Natanael (Juan 1:49), quienes reconocieron que Jesús es el Mesías, el Cristo, el Hijo de Dios, y el rey de Israel; y desde entonces pertenecieron al reino de los cielos y quedaron capacitados para saber y enseñar acerca de este reino.  Pero, quienes no dejaban que el Espíritu de Dios obre en sus mentes y corazones, quedaban ajenos al conocimiento del reino de los cielos, que de todas maneras, aunque se las dijeran directamente, no les interesaría conocerlo y experimentar su pertenencia a ello.

   Pero, a los que dejaban que el Espíritu Santo les guiara en sus mentes y corazones a entender las realidades del reino de los cielos, ya no era necesario hablarles por parábolas, porque cada palabra que salía de la boca de Jesús, más que palabras, lo que estaban escuchando, para ellos era nada menos que revelación de Dios. No es “misterio”, ni “secreto” para ellos, pues en cada palabra salida de la boca de Jesús, había para ellos revelación divina, aunque tuviesen alguna dificultad para entenderla totalmente, pero lo que no tenían era dificultad para aceptarla.  Es por eso que Jesús, no a la gente desinteresada de su evangelio, sino a los que ya eran sus creyentes y discípulos les explicó que: “… a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado” (Mateo 13:11).  Cuando uno no está en el reino sino fuera del reino, uno no recibe la revelación del “misterio del reino”, pues según San Marcos, así se los explicó Jesús, diciéndoles: “A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera, por parábolas todas las cosas” (Marco 4:11).

   Amados hermanos, es un gran privilegio proveniente de la revelación de Dios por medio de su Espíritu Santo, el que podamos creer con sentido de seguridad que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, el Divino Rey eterno.  Por eso, reconocemos a Jesús como Rey en su entrada triunfal en Jerusalén que litúrgicamente se conmemora el día de hoy, y por eso le reconocemos también como el rey de nuestra vida.  Gracias a Dios que nos dio a saber “los misterios” de su reino.  Es una bendición.

  • CANTEN EL HIMNO: “JESÚS ES MI REY SOBERANO» (# 303).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • AHORA, OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Amado padre que revelas tus secretos a tus siervos, muchas gracias porque en nuestra antes dureza de corazón, no diste a entender el “misterio” de que Jesús es tu Hijo, tu Cristo, que nos trajo libertad del pecado, y de la condenación eterna. Ahora, ayúdanos a entender en su evangelio, todos los demás misterios de los beneficios que tenemos por pertenecer a este bendito reino tuyo. Te lo pedimos en el nombre de Jesús que es tu Hijo, el Cristo. Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

 

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.