DEVOCIONAL DEL VIERNES 17 DE ABRIL

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL VIERNES 17 DE ABRIL:

SERIE: 

LO QUE DIOS NOS DIO.

(del 31 de marzo al 30 de abril).

TITULO: NOS DIO UN SELLO.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que cada familia sepa que a los creyentes en Jesucristo, Dios no ha sellado con su Espíritu Santo para mirarnos como suyos, para que otras miren que somos de Él, y para garantizar nuestra entrada a su cielo el día de la rendención.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: 2 Corintios 1:21-22. 

21 Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios,

 22 el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones”.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

    Continuamos con un tercer devocional basado en las palabras del mismo texto de dos devocionales anteriores. En esta ocasión abordaremos la frase del versículo 22 que describe una acción más de Dios diciendo que: “también nos ha sellado” (2 Corintios 1:22). ¿Cómo nos selló?  Hablando de este tema del sello que Dios pone a los creyentes, el apóstol Pablo les dice a los Efesios que: no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30).  Con esta explicación es claro que el sello mismo no es otra cosa sino el Espíritu Santo de Dios mismo. Otras versiones como la Biblia La Palabra dice que: “nos marcó con su sello” (BLP), y la Nueva Versión Internacional dice también que: “nos selló como propiedad suya” (NVI); y la Nueva Traducción Viviente dice que “nos identificó como suyos” (NTV).  Cada una de estas versiones nos aclaran algún aspecto de la realidad que comunica la expresión de que “también nos ha sellado”.

   Un detalle que debe quedar claro es que no se trata de un sello o marca visible en algún lugar de nuestro cuerpo, sino que la presencia del Espíritu de Dios mismo en nuestra vida es lo que a los ojos de Dios funge como sello.  La persona que tiene a Cristo en su vida, igualmente tiene al Espíritu Santo de Dios como una marca con el cual Dios al mirarnos, mira en nosotros a personas de su propiedad.  Pero, al mismo tiempo, la presencia tanto de Cristo como del Espíritu Santo en la vida de un creyente, hace que también a la vista de otros creyentes y de nuestros semejantes en general, seamos vistos como personas que pertenecemos a Dios.  Esto es por los frutos que el mismo Espíritu Santo genera en la vida de los creyentes.  Así que el sello se hace visible mediante la conducta que el Espíritu produce extraordinariamente en nuestras vidas.  Ese es el sello que nos identifica como pertenecientes a Dios ante Él mismo y ante la gente.

   Pero, retomando las palabras de Pablo a los Efesios a quienes les escribió diciéndoles al respecto del Espíritu Santo, que: “… con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30), descubrimos que hay un propósito especial por el cual estamos sellados que tiene que ver con la redención final, expresión que aquí se refiere al día que Jesucristo vuelva para liberar definitivamente a los creyentes del poder del pecado y de la muerte, dándoles entrada a su cielo eterno de una vez para siempre. Cuando llegue ese día, solamente los que cuenten o hayan contado en vida con Cristo y el Espíritu Santo en sus corazones, son los que tendrán privilegio de entrar a la bendita y eterna presencia de Dios.  A manera de ejemplo, lo quiero comparar como cuando se envía una carta certificada, en el que el servicio postal le pone un sello, que les responsabiliza que esa carta tiene que llegar directamente a manos del destinatario, pues no es de esas cartas que el cartero avienta por la terraza del domicilio indicado, sin tener la responsabilidad de verificar que el destinatario la tenga personalmente en sus manos.  Así es como Dios con su sello, nos está llevando al día de la redención cuando seamos recibidos con su sello en la puerta de su cielo, y con tal marca tengamos el privilegiado acceso a su eternidad.  Pero, permítanme aclararles que, no se puede tener a Jesucristo sin tener al Espíritu Santo como sello.  Los dos siempre están juntos en la vida de un creyente. En otras palabras, si usted ha creído en Cristo, él está en su corazón espiritual, pero no solo sino acompañado del Espíritu Santo de Dios.  Esto nos asegura que llegaremos con Él porque con su Divino sello nadie se quedará a medio camino, sino que llegaremos con Él.  Qué gran segura bendición.

   Amados hermanos, Dios hace en la vida del creyente toda la obra necesaria para demostrar al mundo que pertenecemos a Él, y para hacer que lleguemos con Él.  Si alguien que participa de este devocional no ha creído en Jesucristo como su Señor y Salvador, por ello no cuenta con el sello al que se refiere la palabra de Dios, por lo que tal persona debe comenzar ahora mismo con creer en Jesús.

[i] https://www.gotquestions.org/Espanol/ungido-uncion.html

  • CANTEN EL HIMNO: “ESCOGIDO FUI DE DIOS» (# 300).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • AHORA, OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Amado Dios, creo en tu Hijo Jesucristo.  Entiendo por tu palabra que por ello también nos has sellado con tu Espíritu Santo para mirarnos como tu propiedad, y para que la gente pueda observar que nosotros te pertenecemos; y que por este sello el día de la redención cuando tu Hijo vuelva a nuestra tierra, nos dará entrada para siempre a tu presencia celestial y eterna. Muchas gracias por hacer todo seguro para nosotros por haber creído en Jesucristo.  En su nombre te decimos: Muchas gracias.  Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

 

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

One thought on “DEVOCIONAL DEL VIERNES 17 DE ABRIL

  1. Dios le bendiga pastor, pendientes y un gusto saludarlo,soy el hermano Diego acá en tahdziu, iglesia Eben-ezer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.