DEVOCIONAL DEL SÁBADO 18 DE ABRIL

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL SÁBADO 18 DE ABRIL:

SERIE: 

LO QUE DIOS NOS DIO.

(del 31 de marzo al 30 de abril).

TITULO: NOS DIO ARREPENTIMIENTO PARA VIDA.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que cada familia sepa que el arrepentimiento para el perdón de pecados y para nuestra vida eterna, no depende de nuestros esfuerzos sino de la gracia de Dios en Cristo que acepta para vida eterna nuestro arrepentimiento.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Hechos 11:15-18. 

15 Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio.

16 Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.

17 Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios?

18 Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!”.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

    El que narra las palabras que hemos leído es el apóstol Pedro, quien se encontraba en caso de un tocayo suyo en un puerto llamado Jope (cf. Hechos 10:32) conocido hoy como el puerto más antiguo del mundo.  Se encontraba a 48 km al sur de otra ciudad y puerto llamada Cesarea, y a 55 km al noroeste de la ciudad de Jerusalén. Pertenecían al territorio de Palestina. Un día el apóstol Pedro fue visitado por 3 personas que vinieron desde Cesarea a pedirle que fueran a visitar a su jefe un centurión llamado Cornelio (cf. Hechos 10:22), y Pedro fue, porque tanto a Cornelio como a Pedro, el Espíritu Santo de Dios les había dado visiones en el que ambos fueron guiados para que se concretara aquel encuentro en Cesarea. El detalle, es que este centurión y su familia no era israelita, no era descendiente de Abraham, ni de Jacob, y por lo tanto no pertenece al pueblo de Dios, sin embargo, Dios organizó todo para que Pedro fuese a predicarle a este hombre, a su familia, y a sus vecinos (cf. Hechos 10:24). Eran muchos lo que se reunieron (cf. 10:27), pero no era israelitas. Su sermón fue más breve que estas mismas palabras devocionales que les he escrito (cf. Hechos 10:24-33). Dios mismo interrumpió la predicación de su apóstol, y aquellos extranjeros no israelitas, recibieron el Espíritu Santo, y el apóstol ordenó que todos ellos fuesen bautizados. Evidentemente habían creído en Jesús de quien Pedro les estaba predicando.  Los versículos del texto que leímos al principio, son las palabras del informe que el apóstol Pedro presentó a la iglesia de Jerusalén con respecto de aquel bendito acontecimiento.

   Pero, luego que el apóstol Pedro presentó su informe, los hermanos de la iglesia de Jerusalén, exclamaron diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!” (Hechos 11:18b). ¿Qué les había dado Dios? “Arrepentimiento para vida”.  Los gentiles nunca habían tenido esta bendición. Por más que se arrepintiesen de cualquier pecado que cometiesen no había vida eterna para ellos, porque no había perdón de pecados para ningún gentil.  Siempre estuvo reservada para el pueblo escogido de Dios, los judíos e israelitas, el pueblo de Dios en general. Los gentiles siempre habían sido perdonados por Dios para no ser castigados a muerte por sus pecados como el caso de Nínive donde después de 40 días de predicación de Jonás, y el arrepentimiento de sus habitantes, les fue perdonada la vida, pero esto no quiere decir que recibieron vida eterna.  El “arrepentimiento para vida”, es una gracia especial que Dios da a las personas en el que no solamente se libra uno de consecuencias temporales, sino que con ello se libra uno de la condenación eterna, recibiendo al mismo tiempo vida, pero eterna, con el privilegio de ir con Cristo, con Dios, al terminar nuestra vida aquí en la tierra. Este arrepentimiento, es claro que no surge del corazón humano, sino que es “dado” por “Dios” (cf. Hechos 11:18b).

   ¿Sabe usted que nosotros por no ser descendientes de ningún israelita, los mexicanos y todas las naciones del mundo, somos los gentiles que no teníamos oportunidad de “arrepentimiento para vida”? Desde aquella bendición de darles “arrepentimiento para vida” a Cornelio, su familia, parientes y amigos, extranjeros y gentiles, comenzó también para nosotros los gentiles la bendición de que cuando hubiese arrepentimiento verdadero en nosotros con respecto de nuestros pecados, tendremos también por dádiva de Dios, el privilegio de tener vida eterna. Gracias a Dios que no siendo su pueblo, nos consideró como su pueblo, y nos unió a su pueblo (cf. Efesios 2:13-16). El arrepentimiento que hemos tenido los gentiles fue dado por Dios para que en Cristo tengamos vida eterna.

  • CANTEN EL HIMNO: “HE DECIDIDO SEGUIR A CRISTO» (# 286).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • AHORA, OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Dios, por tu palabra nos damos cuenta que nuestros esfuerzos son insuficientes aun si por nuestra propia naturaleza intentamos demostrarte que estamos arrepentidos.  Eso no nos serviría para que nos dieras vida eterna.  Muchas gracias porque por nuestra insuficiencia tú nos das la gracia del arrepentimiento que para ti es acepto, dándonos con ello, la bendición de tu vida eterna, por creer que en Cristo tenemos el perdón de nuestros pecados. Muchas gracias a ti, en el nombre de Jesús, porque tu vida eterna en nosotros, no depende de nuestros esfuerzos sino de tu gracia. Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

 

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.