SI ERES DISCÍPULO DE JESÚS, ¡DEMUÉSTRALO!; Por: Diego Teh.

sieresdiscipulodejesus-demuestralo

SI ERES DISCÍPULO DE JESÚS, ¡DEMUÉSTRALO!

Hechos 9:26-31.

Predicado por primera vez por el Pbro. Diego Teh Reyes, en la cong. “Roca de la Eternidad” de la Col. Díaz Ordaz, de Mérida, Yucatán; el día dom. 27 de Julio del 2014, a las 18:00 horas; con motivo de recepción de miembros: Valeria, Edrei, y Lizandro.

http://www.diegoteh.com/bosquejos/audiodelossermones/140727sieresdiscipulodejesusdemuestralo.mp3

     INTRODUCCIÓN:    El pasado lunes 21 de Julio 2014, el diario EL UNIVERSAL de la ciudad de México, publicó que fue descubierto un funcionario que se desempeñaba como gerente editorial y de imagen legislativa de la Cámara de diputados, y que contaba con un título falso de Licenciatura en Economía y una Cédula profesional falsa, elaborada desde el año 1996 con un número de cédula que corresponde a un ciudadano de la ciudad de Tamaulipas quien es legítimo Lic. en Derecho.  Con esta cédula profesional falsa había conseguido emplearse anteriormente en una empresa de televisión, y gracias a su cédula profesional, actualmente podía tener un sueldo mensual de $123,976.00 pesos[1].   Finalmente se vio obligado a renunciar, y está bajo proceso de investigación.   A través de los medios de comunicación también nos enteramos constantemente de la detención de charlatanes que se ostentan como especialistas de alguna profesión, que ofrecen algún servicio milagroso, atractivo, económico, por lo general a los transeúntes en sitios públicos.  El desenlace es obvio, pues cuando las autoridades correspondientes les solicitan a estos charlatanes sus credenciales de supuesto profesionista, estos no tienen ni cédula profesional y ni siquiera un título universitario, por lo que inevitablemente quedan sujetos a un proceso judicial teniendo que pagar una multa, fianza, o pasar algunos años en la cárcel.   En realidad no es fácil detectar a un charlatán, por lo que tomamos nuestras precauciones para no caer como víctimas en manos de estas personas, sin embargo, algunas veces ingenuamente caemos en sus trampas obviamente por la habilidad que tienen de manejar con engaño sus ofrecimientos.

    En nuestra historia bíblica podemos apreciar la precaución que la iglesia de Jerusalén tuvo para no aceptar a los farsantes y enemigos de la fe, por lo que cuando supieron que Saulo de Tarso quería unirse a ellos como discípulo, tuvieron precaución, pues dice el texto bíblico que: “…trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo” (Hechos 9:26).   No creían que fuese discípulo porque Saulo había sido conocido como perseguidor de los creyentes para encarcelarlos y hacer que fuesen asesinados.  Lo que aquella iglesia de Jerusalén quería es estar segura de que si alguien va a ser admitido como miembro de la iglesia debería ser un auténtico discípulo de Jesucristo.

    Así que la enseñanza que les compartiré a través de este mensaje, y basado en el texto bíblico de Hechos 9:26-31 es que, todo discípulo de Jesús debe demostrar con sus vivencias de que realmente es un discípulo.  /  ¿Cuáles deben ser las vivencias que un discípulo debe demostrar como prueba de que verdaderamente es un discípulo de Jesús?  /  Observando la narración de nuestro texto bíblico, descubramos cuáles son las vivencias que un discípulo de Jesús debe demostrar como prueba de que sí es un discípulo.

 .

   La primera vivencia que un discípulo debe demostrar como prueba de que es un discípulo de Jesús, es:

I.-  QUE HA TENIDO UN ENCUENTRO PERSONAL CON JESÚS.

   En el caso de nuestra historia, se nos indica que un discípulo llamado Bernabé tuvo que interceder por él para que fuese recibido entre los discípulos que se reunían en Jerusalén.   San Lucas el autor de esta narración nos dice que: Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó como Saulo había visto en el camino al Señor” (Hechos 9:27b).   Lo importante que quiero resaltar aquí no es la intervención de Bernabé sino el testimonio de la experiencia que Pablo (antes Saulo) que “había visto en el camino al Señor”.  Pero obviamente no se trataba de la sola experiencia visual sino de la experiencia espiritual de querer aceptar voluntariamente someterse a la voluntad de Jesús, como cuando Pablo le dijo a Jesús: “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” (Hechos 9:6).   Este tipo de encuentro espiritual con Jesús, en el que se entrega la voluntad a Jesús, es el tipo de encuentro necesario para que una persona comience a ser discípulo de Jesús.   Es un encuentro que trae salvación al ser humano, pero también es un encuentro en el que se asume una responsabilidad de servir a los propósitos de Jesucristo.   No se puede ser discípulo de Jesús si no se ha tenido un encuentro personal con él.  Es una experiencia fundamental necesaria para hacerse miembro de una iglesia local.

    Para entender un poco más lo anterior, les voy a relatar acerca de lo que ocurrió con un ateo y un exalcohólico regenerado por la gracia de Dios.   Un ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio defendiendo la inexistencia de Dios.   Después de haber finalizado su discurso, desafió a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma.   Un hombre que había sido bien conocido en la localidad por su adicción a las bebidas alcohólicas, pero que había encontrado recientemente liberación y esperanza en Dios aceptó la invitación y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente.   El conferencista le pidió al hombre que hiciera la pregunta, pero el hombre continuó imperturbable pelando la naranja en silencio, al término de lo cual, se la comió.   Se volvió al conferencista y le preguntó: “¿Estaba dulce o agria?”   “No me pregunte tonterías”, respondió el orador con señales evidentes de enojo.  “¿Cómo puedo saber el gusto si no la he probado?”   Y aquel hombre regenerado por el amor de Dios respondió entonces:   “Y ¿cómo puede usted saber algo de Dios, si nunca lo ha probado?”[2].   De la misma manera no se puede ser discípulo de Jesús si no se ha probado la gracia de Dios mediante un encuentro espiritual por medio de la fe en Jesucristo quien perdona los pecados del ser humano y le acepta para ser parte de su iglesia.

    Amados hermanos que hoy van a ser admitidos como miembros de esta congregación de discípulos de Jesús.  Recuerden que deben ya haber “probado” la gracia salvadora de Jesucristo, pues, si no, de nada les servirá que sus nombres sean incluidos en el libro donde se registra a los miembros de la iglesia local.

 .

   La segunda vivencia que un discípulo debe demostrar como prueba de que es un discípulo de Jesús, es:

II.-  QUE ESTÁ SIRVIENDO EN EL NOMBRE DE JESÚS.

   Parte del testimonio de Bernabé acerca de que Pablo ya era un discípulo de Jesús, es que les contó “…cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús” (Hechos 9:27c).   Con este testimonio de Bernabé podemos observar que no es suficiente que una persona manifieste solamente creer en Jesús, sino que luego de creer es necesario servir “en el nombre de Jesús”.   En el caso de Pablo se había presentado las oportunidades de hablar valerosamente sin duda alguna que acerca de Jesús y la importancia de ser su discípulo.  No hay duda que las palabras de Pablo eran suficientemente impactantes cuando testificaba que él era el perseguidor de aquella sublime fe salvadora, pero que ahora era el más valeroso discípulo que invitaba a las multitudes a que se hicieran discípulos de Jesús.   Un discípulo, o uno que se une a una iglesia local de Jesucristo, debe estar comprometido a servir en el nombre de Jesús como evidencia de que ya es un discípulo de Jesús.

     En Febrero del 2012 un ateo estadounidense texano llamado Patrick Greene, quien durante cincuenta años se había dedicado a luchar en contra del cristianismo, amenazó con demandar al Condado de Henderson, Texas, si no eliminaba una escena de la Natividad en frente del palacio de justicia; pero en abril de ese mismo año le fue diagnosticado cataratas en los ojos que poco a poco le iban causando pérdida de la visión, teniendo que abandonar su trabajo como taxista.   Fue entonces cuando Jessica Crye, una mujer cristiana al leer acerca de los problemas de Greene, se dirigió a los miembros de su iglesia y les preguntó si estarían dispuestos a donar dinero para ayudar a Greene, y la respuesta fue sí.  Se recaudó lo suficiente en donaciones para Greene quien quedó “atónito de que los cristianos ayudarán a los ateos,” informó Athens Review.   La compasión que sintió dice Greene, le obligó a empezar a repensar sus creencias religiosas.  Él le dijo al Christian Post que después de pensar profundamente sobre el cristianismo y volver a examinar sus puntos de vista sobre la evolución y los animales, decidió empezar a practicar la religión.   En aquel año Greene tuvo entre sus planes convertirse en un pastor evangélico, y que escribiría un libro que tentativamente se titularía “Los cristianos reales de Condado de Henderson”[3].   Lo que quiero observar con esto es que cuando una persona se convierte a Jesucristo y se hace su discípulo, sus intereses que antes eran personales ahora pasan a ser de servicio en el nombre de Jesús.  El discípulo da evidencias de que sirve a Jesús.

    Amados hermanos, esta congregación ha observado que ustedes han estado sirviendo a Jesús.   Todos esperamos que ustedes sigan sirviendo a Jesús por medio del don o ministerio que él ha puesto o pondrá en las manos de cada uno de ustedes.   Los discípulos no solamente se unen a la iglesia local, sino que se unen para canalizar y unificar su servicio con los demás discípulos para el extendimiento del evangelio de Jesucristo.

 .

    La tercera vivencia que un discípulo debe demostrar como prueba de que es un discípulo de Jesús, es:

III.-  QUE ESTÁ INTEGRADO AL COMPAÑERISMO DE LA IGLESIA.

   Luego que Pablo fue bienvenido como parte de los discípulos de la iglesia de Jerusalén, se nos dice acerca de él, lo siguiente: “…y estaba con ellos; y entraba y salía” (Hechos 9:28).   Lo relevante que quiero enfatizar aquí es que “estaba con ellos”.   Esto de estar con los discípulos es también una evidencia de que una persona es discípulo de Jesús.   El discípulo de Jesús tiene que amar la reunión de los demás discípulos.   No se puede ser discípulo sin estar unido al compañerismo de los demás creyentes.   Desde el inicio de la iglesia cristiana tenemos amonestaciones como la que leemos en la epístola a los Hebreos, que uno de nuestros deberes es: “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre,…” (Hebreos 10:25a), pues la reunión de los discípulos es importante para la edificación de nuestra vida espiritual y para nuestra preservación en la fe.   Por eso dice el apóstol Pablo a los Corintios: ¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación” (1 Corintios 14:26).   Pero si alguien no “está con ellos” se pierde la edificación correspondiente de cada reunión.   Lo importante y necesario para un discípulo es estar en las reuniones de los discípulos.

    Recordemos lo que sucedió con Tomás aquel discípulo llamado por Jesús.   Tras la muerte de Jesús se alejó del grupo de los otros 10 discípulos.   Como probablemente él había sido influenciado por la doctrina de los saduceos de su época, acerca de que no es cierta la posibilidad y realidad de una resurrección, entonces Tomás cuando se dio cuenta de que Jesús había muerto y sepultado, abandonó la causa de Jesús de anunciar el reino de Dios.   Por eso el día de la resurrección de Jesús, cuando Jesús se presenta en el aposento donde estaban reunido los otros diez discípulos, él no estaba con ellos.   Cuando más tarde los diez discípulos le comparten que han visto al Señor, él simplemente no lo creyó.   Eso es lo que sucede cuando un discípulo se pierde estar con los demás discípulos, especialmente el día del culto congregacional.  Tomás se perdió la bendición de Jesús, se perdió la comisión de Jesús, se perdió el gozo de ver a Jesús, se perdió el compañerismo de aquel día, etc…

    Amados hermanos que hoy van a ser admitidos como miembros en plena comunión de esta congregación, hasta el día de hoy, ustedes han dado evidencias de amar la reunión de los discípulos de Jesús, por lo que les animo en el amor del Señor que no se desanimen en venir a las reuniones en las que serán edificados para amar más a Dios cada día de sus vidas.   El compañerismo de la iglesia es importante para la vida de un discípulo.

 .

   La cuarta vivencia que un discípulo debe demostrar como prueba de que es un discípulo de Jesús, es:

IV.-  QUE ESTÁ APASIONADO POR EL EVANGELIO DE JESÚS.

   Finalmente observemos que Pablo cuando se encontraba en Damasco había hablado “valerosamente” (Hechos 9:27) en el nombre de Jesús; y ahora que se encontraba en Jerusalén “hablaba denodadamente”, y se nos dice que “disputaba con los griegos”, y se nos relata que los griegos “procuraban matarle” (Hechos 9:29).   Para hablar valerosamente y con denuedo, y para estar dispuesto a disputar con los griegos, a pesar del riesgo de ser asesinado, se necesita estar plenamente convencido de lo que uno cree y de estar verdaderamente apasionado para compartir lo que uno cree, con la esperanza de que otros acepten, como en el caso de Pablo, aquel sublime conocimiento salvador por medio de Jesucristo.

    ¿Qué es estar apasionado? Se los voy a explicar usando las palabras de un hombre llamado Willie Sutton, quien fue un famoso delincuente del siglo XX porque durante 40 años de su vida se dedicó a robar bancos, aunque en consecuencia tuvo que pasar más de la mitad de su vida en la cárcel; pero cuando tuvo que describir por qué lo hacía, además de decir con toda lógica “porque es allí donde está el dinero”[4], también explicó lo siguiente: “Es lo que gozaba. Estaba más vivo cuando (lo hacía) que en cualquier otro momento de la vida. Lo disfrutaba tanto que una o dos semanas después (de hacerlo) buscaba la siguiente oportunidad”[5].  Eso es la definición de estar apasionado. Gozarte en lo que haces, y buscar la ocasión para volverlo a hacer de nuevo.

    Amados hermanos que hoy van a ser admitidos como miembros en plena comunión de la iglesia, se ha observado en ustedes la pasión que tienen por el evangelio de Jesús.   Se ha observado que después de haber hecho algo por la causa del Señor, lo quieren hacer de nuevo.   Quieren volver a adorar, quieren volver a orar, quieren volver a compartir el evangelio, quieren volver a cantar, quieren volver a hacer todo para la gloria de Dios, y todo eso lo quieren hacer lo más pronto posible otra vez, y cuantas veces sea posible; eso es vivir apasionado por el evangelio de Jesús.   Por eso en este día, les animo a que no pierdan esa pasión que tienen por Cristo.  No importa si hay oposición, debemos todos ser “valerosos”; no importa si no se tiene práctica o mucha experiencia, debemos hacerlo con “denuedo” (con esfuerzo, “denodadamente”, como dice el texto bíblico).   La pasión por el evangelio de Jesús es importante para uno que profesa ser su discípulo.

 .

   CONCLUSIÓN: Bien, pues quiero terminar, recordando que el énfasis de este mensaje es: Si eres discípulo de Jesús, ¡Demuéstralo!.   No se trata solamente de imaginarnos que lo somos, sino que tiene que ser demostrado a la gente que nos conoce, pues Jesús mismo enseñó: Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.  /  Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.  /  Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:14-16).   En otras palabras, con nuestras vivencias tenemos que demostrar a nuestra familia, a la iglesia, y al mundo que somos discípulos de Jesús.

———————————-

[1] http://www.eluniversal.com.mx/nacion-mexico/2014/funcionario-de-san-lazaro-trabaja-con-cedula-falsa-1024644.html

[2] Ilustración tomada de: http://www.webselah.com/la-naranja

[3] http://www.noticiacristiana.com/sociedad/2012/04/ateo-se-convierte-al-evangelio-despues-de-50-anos-de-lucha-contra-el-cristianismo.html

[4] http://birrapedia.com/Cerveza.+Chutney+Willie+Sutton

[5] http://www.iglesiatriunfante.com/sermon/sermon450.htm

   

3 thoughts on “SI ERES DISCÍPULO DE JESÚS, ¡DEMUÉSTRALO!; Por: Diego Teh.

  1. Hermano Diego podria mandarme por correo estudios y sermones.
    se lo agradesere grandemente.
    mauriciom loza

  2. Gracias hrn… Diego estoy muy agradecido con Dios.. por escuchar sus mensajes… por las redes sociales… Dios lo bendiga ricamente!

    PASTOR MANUEL ESPINOZA
    IGLESIA Tikun Olam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.