DEVOCIONAL DEL MIÉRCOLES 29 DE ABRIL

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL MIÉRCOLES 29 DE ABRIL:

SERIE: 

LO QUE DIOS NOS DIO.

(del 31 de marzo al 30 de abril).

TITULO: NOS DIO PASTORES.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que cada familia sepa que Dios constituye a hombres que son verdaderos discípulos de Jesús para que sean los pastores de su iglesia, y edificar a sus ovejas para la vida presente y conducirlos a la eternidad con Él.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Efesios 4:11-13. 

11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,

12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   Otro de los ministerios que Dios dio a su iglesia es la de los pastores.  Los pastores no son apóstoles, ni profetas, ni necesariamente evangelistas, aunque hay quienes también han recibido este don para evangelizar con gran eficacia, y por lo general los pastores es rara la excepción de alguno que no tenga el don de ser maestro del evangelio.  El apóstol Pablo les explica a los Efesios que entre los diversos ministerios que Dios constituye en su iglesia, “él constituyó a otros, PASTORES (Efesios 4:11).  Este ministerio, al igual que el de los “evangelistas” todavía sigue siendo vigente y lo estará hasta el final del tiempo de la gracia. Es una gran bendición que la iglesia cuente con estos ministros del evangelio, pues desde el primer siglo hasta en la actualidad, ellos forman la parte principal para la edificación de la iglesia.  Por el hecho de no haber apóstoles como los hubo en el primer siglo, los pastores no tienen autoridad de apóstoles, pues los pastores, como quien escribe este devocional, estamos sujetos a la autoridad de los apóstoles del primer siglo quienes, a su vez, lo estuvieron directamente de las enseñanzas de su Maestro Jesucristo.

   Los pastores no fuimos testigos presenciales del ministerio de Jesús, ni de su muerte y resurrección, por lo tanto, no podemos ser apóstoles; ni recibimos revelación con respecto a lo que tenemos que predicar todos los días o cada semana, porque tampoco somos profetas como los que predicaron revelaciones nuevas a los creyentes porque todavía no se encontraba escrita “la doctrina de los apóstoles” (cf. Hechos 2:42).    Los pastores, para cumplir nuestra función pastoral tenemos como principal deber el aprender lo que Jesús enseñó y lo que predicaron sus apóstoles.  Todo esto requiere de dedicación a la lectura, estudio, interpretación, aplicación, y predicación, de manera honesta, fiel, y comprometida, con respecto a las Escrituras apostólicas del Nuevo Testamento y también del Antiguo Testamento fundamento del Nuevo. En este proceso, predicamos a Cristo ante audiencias grandes o pequeñas; aconsejamos a niños, jóvenes y adultos, etc…, aplicando el conocimiento que hemos aprendido de la palabra de Dios. Los pastores, tampoco somos automáticamente evangelistas o maestros, sino solamente lo llegan a ser los pastores que reciben de Dios estos dones ministeriales.

   La palabra griega utilizada por el apóstol Pablo para referirse a los que Dios constituye como pastores, es: Poimenas.  Esta palabra en su contexto entre los hebreos criadores de ovejas, no indicaba a un hombre que se para detrás de un púlpito con el don de predicar, ni a uno que se sienta con cristianos rodeando una mesa donde él es quien les habla, ni uno que anda de casa en casa con una biblia en mano para decirles a los convertidos cuál es la voluntad de Dios.  La palabra Poimenas, simplemente significa “uno que alimenta”, “uno que cría”.  Por eso, el ser pastor, no es nada más pararse a hablar cualquier cosa que uno quiere decir, sino que cuando habla ya sea en público o en privado es para alimentar, criar, el alma de una persona con las palabras de vida dichas por Jesucristo, enseñadas por los apóstoles que Jesús instruyó directamente, y con las palabras proféticas del Antiguo Testamento que fueron escritas para ayudar a las personas de todos los tiempos a centrar su vida en la espera tanto de la primera como de la segunda venida de Jesucristo.

   Amados hermanos, Dios nos dio PASTORES, hombres que muchas veces mientras las ovejas de Jesucristo descansan o duermen, ellos están orando por cada una de ellas, y estudiando la palabra de Dios para saber con qué y cómo criarlas al día siguiente, o la próxima vez que tenga que darles de comer de la palabra de Dios.  Les aseguro que es un ministerio que requiere de servicio y compromiso, y que quien ha sido llamado para ello, no lo ve como una dura carga, sino que disfrutamos ver cómo la gracia de Dios edifica vidas humanas para salvación.

  • CANTEN EL HIMNO: “GRATITUD POR EL PASTOR» (# 502).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • AHORA, OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Dios que cuidas de tu creación, y de tus hijos en particular. Sabemos que tú eres nuestro Sumo Pastor, excelente cuidador tanto de nuestro cuerpo físico ante las adversidades, como de nuestra alma ante las amenazas de condenación que el pecado quiere lograr en nosotros.  Gracias por pastorearnos por medio de tu Hijo Jesucristo el Príncipe de los pastores, quien encarga a hombres que verdaderamente son sus discípulos que en su nombre pastoreen a sus hermanos en la fe. Muchas gracias por capacitar a nuestros mismos hermanos para que tengan a su cargo pastorear nuestras almas para enfrentar la vida presente con responsabilidad y santidad, y para orientarnos en nuestro camino hacia la eternidad.  Muchas gracias por constituir pastores en tu iglesia universal, y en la iglesia de cada lugar sin importar cuántas ovejas tuyas allí se congregan.  Muchas gracias por sus vidas y ministerios en el nombre de Jesús. Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.