DEVOCIONAL DEL LUNES 04 DE MAYO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL LUNES 4 DE MAYO:

TITULO: EL ESPÍRITU DE DIOS NOS DA UNA NUEVA IDENTIDAD.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que cada familia sepa que el Espíritu Santo de Dios contribuye sembrando en nuestro corazón la fe necesaria para creer en Cristo, y comenzar en él una nueva vida de ser salvo de la condenación eterna.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Juan 3:3-10.

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.

El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto?

10 Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   El hombre con quien Jesús tuvo la conversación que se narra en el texto que ya hemos leído se llamó Nicodemo. Era un hombre distinguido en la secta de los fariseos. San Juan dice de él que era: “… un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos” (Juan 3:1). Esta principalidad que tenía, es porque había escalado en aquel sistema religioso como maestro. Era maestro no solo porque enseñaba, sino maestro como un hombre con conocimientos de posgrado con respecto las Sagradas Escrituras del Antiguo Testamento.  No era un maestro de aquellos que sin estudios especializados, y sin conocimiento con respecto al uso de herramientas pedagógicas, se esfuerzan en la exposición de la palabra de Dios, y lo hacen mucho mejor que aquel que tiene un grado académico en una institución.  Por la preparación que se supone tenía, era maestro, y de los más respetados.  Sin embargo, en su conversación con Jesús quedó evidenciado de su ignorancia con respecto a algo tan esencial que debería conocer aún si no fuese maestro, porque debe ser un conocimiento elemental.  Jesús tuvo que decirle: “¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?” (Juan 3:10b).  Jesús se estaba refiriendo al tema del nuevo nacimiento del cual Nicodemo manifestó no entender ni saber acerca de ello.  Aún si nunca había escuchado a Jesús predicar o enseñar alguna vez sobre el tema de nuevo nacimiento, es injustificable que él no lo supiese.  Pues, no sabiendo esto, ni siquiera debería ser maestro.  Yo diría que en la actualidad, alguien que no sabe esto no debería ser pastor, maestro, y oficial de la iglesia, y ni hacerse miembro de la iglesia, pues antes que todo esto, uno debe nacer de nuevo.

   En nuestra lectura, hay varios detalles que tienen que ver con el nuevo nacimiento: 1) que es la condición para “ver el reino de Dios” (Juan 3:3c), o “entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5c); 2) que no se trata de “entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer” (Juan 3:4b); sino que se trata de un nacimiento del cual Jesús dijo “… que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). No es mi intención exponer en este devocional lo que significa el nacer “de agua”, lo cual también vale la pena estudiarlo aparte, pero sí quiero que observen que el nuevo nacimiento del cual se refirió Jesús a Nicodemo es también “del Espíritu”, con “E” mayúscula, refiriéndose al Espíritu de Dios. En otras palabras, nacer de nuevo es una experiencia que como dijera el apóstol Juan, no depende “… de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:13).   Este nuevo nacimiento ocurre por voluntad de Dios, en el que por medio del Espíritu Santo, uno comienza una nueva vida para dejar de ser solamente un humano carnal, y entonces, pasar a ser un hijo de Dios.  Esta identidad de ser un nuevo nacido, o de comenzar a ser un hijo de Dios, comienza cuando el Espíritu Santo deposita en el corazón de una persona la fe necesaria y suficiente para creer de por vida que Jesús es el Hijo de Dios, y para aceptar que él sea quien elimine nuestra pena de condenación eterna, y que a cambio no de vida eterna.  Se nace de nuevo, justamente cuando uno cree en Jesucristo.

   Usted, ¿ha nacido de nuevo? No nacerá de nuevo si no deja que el Espíritu de Dios deposite en usted la fe para decirle a Jesús: Creo en ti.  Es por la obra conjunta del Padre, del Hijo, pero también del Espíritu Santo que se anula ante Dios nuestra identidad de pecadores condenados, y se nos otorga una nueva identidad de nacidos de nuevo por la fe en Cristo, por obra “del Espíritu”.  Usted necesita esta identidad para una vida nueva.

  • CANTEN EL HIMNO: “SANTO ESPÍRITU, RENUEVA» (# 275).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • ESCUCHEN EL HIMNO: “TENDRÁS QUE RENACER» (# 594, Estr. 1 y 2).

  • OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Bendito Dios Trino, muchas gracias que como Padre, Hijo, y Espíritu Santo participas en nuestra vida humana para hacernos nuevas criaturas mediante el nacer de nuevo, comenzando una nueva vida creyendo en tu Hijo Jesucristo.  No podemos hacer este milagro que justamente tiene que ser divino, pues por eso proveíste que tu Espíritu Santo contribuya sembrando la fe en nuestra vida para creer en tu Hijo, momento en cual nacemos de nuevo y comienza nuestra nueva vida.  Muchas gracias porque nos enseñas esto en tu palabra.  Gracias por ayudarnos a no caer en el error de Nicodemo de estar inscrito en la religión, sin haber nacido de nuevo. Gracias en el nombre de Jesús, Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.