DEVOCIONAL DEL VIERNES 08 DE MAYO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL VIERNES 08 DE MAYO:

TITULO: EL ESPÍRITU DE DIOS NOS ENSEÑA LO QUE DEBEMOS DECIR EN TODO MOMENTO.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que cada familia sepa que el Espíritu Santo enseña espontáneamente al creyente lo que uno debe responder apropiadamente exaltando a Jesús y su evangelio, ante cuestionamientos con respecto a nuestra fe.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Lucas 12:11-12.

11 Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir;

12 porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   A pocos días que el Espíritu Santo manifestó la presencia de Dios, tal como Jesús había prometido que su Padre y él participarían en su envío, los apóstoles Pedro y Juan “hablando ellos al pueblo, vinieron sobre ellos los sacerdotes con el jefe de la guardia del templo, y los saduceos, / resentidos de que enseñasen al pueblo, y anunciasen en Jesús la resurrección de entre los muertos. / Y les echaron mano, y los pusieron en la cárcel hasta el día siguiente, porque era ya tarde” (Hechos 4:1-3). “…al día siguiente, que se reunieron en Jerusalén los gobernantes, los ancianos y los escribas, / y el sumo sacerdote Anás, y Caifás y Juan y Alejandro, y todos los que eran de la familia de los sumos sacerdotes; / y poniéndoles en medio, les preguntaron: ¿Con qué potestad, o en qué nombre, habéis hecho vosotros esto? / Entonces Pedro, LLENO DEL ESPÍRITU SANTO (observen que para responder a un cuestionamiento que les hicieron los religiosos junto con los gobernantes, el Espíritu Santo fue quien les dio la palabra necesaria para responder.  Pedro, en particular, aunque no dudo que Juan no lo haya estado, estaba lleno del Espíritu Santo, pues por esta llenura fue que), les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel: / Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, de qué manera éste haya sido sanado, / sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano. / Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. / Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. / Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; …” (Hechos 4:5-13a).  Observen también que la temática de la respuesta que Pedro dio, fue exaltar la persona y misión de Jesús; pero también observen también que los mismos maliciosos que les cuestionaban, dice San Lucas que: “viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban” (Hechos 4:13a). Pedro y Juan, no eran gente académica, sino personas “sin letras y del vulgo”.  De las personas que hablan como puedan.  Pero, “el denuedo”, o facilidad y claridad de expresión que se escuchaba en ellos, y que hizo que los gobernantes, los ancianos, los escribas, los sumos sacerdotes, etc… se maravillaran de ellos. El Espíritu Santo fue quien llenó a Pedro de palabras precisas en el momento que su fe y labor junto con Juan apóstol estaba siendo cuestionada.

   En la actualidad no tenemos en nuestro contexto este tipo de problemática que tuvieron Pedro y Juan ante autoridades civiles y religiosas por predicar que Jesús el que fue crucificado resucitó al tercer día, y que ello era evidencia de que es el Hijo de Dios, y el Salvador que todo ser humano necesita; sin embargo, algunos han llegado a ser cuestionados, amenazados, menospreciados y hasta echados de casa, por causa de tener fe en Jesucristo. ¿Qué es lo que tienen qué decirles a sus familiares? Algunos, han sido o todavía son cuestionados, ofendidos, y hasta burlados por sus compañeros de trabajo, solamente por ser creyentes en Jesucristo. ¿Qué es lo que tienen qué decirles a sus compañeros?  Sin duda que no deben responder con palabras que ofendan la fe de los familiares o compañeros, ni se debe responder demostrando que uno es bravo y de mucho hablar y argumentar para defenderse.  En estos casos, el Espíritu Santo que ya mora en cada creyente no dejará desamparado a nadie cuya vida esté comprometida con exaltar a Jesucristo.  Es entonces cuando el Espíritu Santo pondrá en el corazón, la mente, y labios del creyente las palabras necesarias para decir, tal como Jesús dijo que: “el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir” (Lucas 12:12).

   Esto es lo que Jesús volvió a decirles a sus discípulos en su discurso de despedida, la noche antes del día de su crucifixión, diciéndoles: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14:26). Y esto sigue ocurriendo hasta hoy, pues lo que se tiene que decir cada vez que hay qué hablar por Jesús y el evangelio, los cristianos siempre seremos asistidos por el Espíritu Santo.  Incluso, cuando al querer hablar con Dios en oración, no sepamos qué decirle, dice el apóstol Pablo que: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” (Romanos 8:26). Qué bendición contar con el Espíritu Santo que habla en nosotros ante la gente, y por nosotros ante Dios, siendo el Maestro que en la actualidad nos enseña lo que siempre hemos de decir.

  • CANTEN EL HIMNO: “ESPÍRITU DE DIOS» (# 263).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Dios de toda sabiduría, gracias por encargarte de enseñarnos cómo conducir nuestra vida de fe en ti. Gracias también porque enviaste a tu Hijo a nuestro mundo para enseñarnos tu evangelio cuyas palabras necesarias para nuestro aprendizaje quedaron registradas en los escritos de tus apóstoles.  Pero, gracias también porque enviaste a tu Espíritu Santo a nuestra vida para enseñarnos poco a poco, pero también espontáneamente, para saber las palabras adecuadas que debemos hablar ante personas que cuestionan nuestra fe en tu Hijo Jesucristo.  Espíritu de Dios, por favor, enséñanos a compartir nuestra fe ante personas que necesitan saber y entender que Jesús es el único que puede salvarles de la condenación eterna.  Te lo pedimos en el nombre de tu Hijo Jesucristo.  Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.