DEVOCIONAL DEL VIERNES 12 DE JUNIO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL VIERENES 12 DE JUNIO:

TITULO: CON GOZO INEFABLE ENFRENTAMOS LAS PRUEBAS.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que los miembros de cada familia sepan que cada prueba es una oportunidad para que busquemos en Dios el crecimiento de nuestra fe, para que vivamos con paciencia o constancia, y para que seamos más perfectos e íntegros.  Por estos beneficios que traen las pruebas, debemos sentir “sumo gozo” al pasar por ellas.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Santiago 1:2-4.

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,

sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   Todos hemos experimentado alguna prueba en nuestra vida. ¿Quién desea una prueba más?  El apóstol que escribió la epístola a los hebreos, bien dijo y estamos de acuerdo con él que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados” (Hebreos 12:11), y tiene razón en lo que dice con respecto de que NO parece ser causa de gozo, cuando solamente se evalúa espontáneamente el rigor de su aplicación, y no se puede percibir en ese momento el resultado que esa disciplina traerá.  Pero también tiene razón cuando dice: “pero después” (no al momento), “da fruto de justicia”. Entonces, lo que al principio aparenta no tener algún motivo de gozo, en realidad si lo tiene. Lo mismo, ocurre con las pruebas.

   El apóstol Santiago, dice al respecto de las pruebas: tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas” (Santiago 1:2). Él nos dice que en cada prueba de cualquier tipo que esta sea, tiene también algún motivo de gozo, que de igual manera, obviamente no en el mismo momento que la prueba está pegando ya sea levemente o con toda su fuerza.  También tiene un después como leímos en la epístola a los hebreos.  El apóstol Santiago dice: “sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. / Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Santiago 1:3-4).  En otras palabras, cada prueba sirve (valga la redundancia) para probar primeramente, en qué condición se encuentra nuestra fe, pero no solamente para tener el diagnóstico si tenemos una fe débil, o si todavía necesita ser más fortalecida, sino para que nos propongamos crecer en fe. Esto sin duda, es posible solamente cuando intencionalmente queramos crecer en fe, y recurramos a Dios tal como los mismos apóstoles de Jesús recurrieron a él para decirle: “Auméntanos la fe” (Lucas 17:5). Pero, por lo mismo, para ver si uno ha crecido en fe, la única manera de ser probada nuestra fe, es enfrentando otra prueba.  Es por eso que con frecuencia estaremos pasando “en diversas pruebas”.  Finalmente, el saber que con las pruebas estamos siendo ayudados a evaluar nuestro crecimiento en la fe, esto es un motivo de gozarnos en medio de las pruebas.

   Con respecto a la explicación del apóstol Santiago de “que la prueba de vuestra fe produce paciencia. / Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Santiago 1:3-4), me gusta mucho el lenguaje de la Nueva Versión Internacional, que acerca de lo mismo dice: “pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada” (Santiago 1:3-4, NVI).  Además del beneficio de que por la prueba podemos evaluar la condición de nuestra fe, y darnos la oportunidad de recurrir a Dios para que acreciente nuestra fe, luego, mejoramos en “paciencia”, que la NVI llama “constancia”.  Si no tuviésemos “paciencia” o si no desarrolláramos “constancia”, literalmente nos quedaríamos a medio camino, pues si “la paciencia” sirve “para que seáis perfectos y cabales”, o sea, “perfectos e íntegros”, entonces vale la pena pasar “en diversas pruebas”.  Solamente hay que comprender que las pruebas son útiles para nuestro crecimiento, en fe, en perfección, y en integridad.  A esto se refirió Lezzie De Armond, la autora de nuestro preciado himno: SI HAY VALOR Y FE, cuando en su primera estrofa dice: cada nube que venga no podrá traer más que pruebas que pasan, si hay valor y fe”.  Las pruebas pasan, pero los resultados favorables para nuestra vida cristiana siempre serán mayores.  Por esto, y por más, debemos tener en medio de cada prueba, una actitud de gozo, pero no de poco gozo, sino como dice el apóstol Pablo, de “SUMO GOZO”, pues dice: tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas” (Santiago 1:2).

   Amados hermanos, Dios está al control de todas las pruebas que llegan a nuestra vida. Por ejemplo, en las Crónicas leemos acerca de un caso con respecto al rey Ezequías, que dice: Mas en lo referente a los mensajeros de los príncipes de Babilonia, que enviaron a él para saber del prodigio que había acontecido en el país, Dios lo dejó, para probarle, para hacer conocer todo lo que estaba en su corazón (2 Crónicas 32:31).  Entender que, si el propósito de las pruebas es que tengamos mejores y mayores beneficios, entonces, en vez de quejarnos de las pruebas, sentiríamos “SUMO GOZO” no por ellas, sino por lo que vendrá “después”.  Este es el gozo inefable que Dios quiere que vivamos, no cuando todo marcha bien, sino cuando hay pruebas de por medio, por más duras que estas sean.

  • CANTEN LA ALABANZA: “EL GOZO DE DIOS» (Rend Collective Cover).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

  Amado Dios, muchas gracias porque tu palabra nos enseña cómo debemos afrontar las pruebas que inevitablemente vendrán frecuentemente a nuestra vida. Gracias por enseñarnos que nunca una prueba termina con su efecto presente, sino que el resultado favorable de toda prueba siempre viene “después”.  Se nos dificulta a veces verlo así, por lo que ayúdanos a pensar correctamente acerca de esos momentos que no quisiéramos experimentar.  Muchas gracias por enseñarnos que debemos pensar en el gozo que nos espera después de cada prueba presente. Mientras tanto, hoy nos damos cuenta que siempre necesitamos más fe, que necesitamos “paciencia” o más bien “constancia”, y perfección e integridad.  Señor, si las pruebas son el proceso para alcanzar todo esto, por favor, llena nuestro corazón de gozo para esperar los resultados que tanta falta nos hace.  Te lo pedimos en el amor de tu Hijo Jesucristo.  Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.