DEVOCIONAL DEL MIÉRCOLES 01 DE JULIO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL MIÉRCOLES 01 DE JULIO:

TITULO: LA BONDAD ES DIVINA POR NATURALEZA.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que los miembros de cada familia sepan que Dios es bondadoso “porque él es bueno”, y que nosotros debemos practicar la bondad porque su Espíritu Santo pone en nuestra vida el fruto de su bondad.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: 1 Crónicas 16:34; 2 Crónicas 5:13; 7:3.

1 Crón. 16:34     Aclamad a Jehová, porque él es bueno; porque su misericordia es eterna.

2 Crón. 5:13 cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová.

2 Crón 7:3 Cuando vieron todos los hijos de Israel descender el fuego y la gloria de Jehová sobre la casa, se postraron sobre sus rostros en el pavimento y adoraron, y alabaron a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, y su misericordia es para siempre.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   En toda la biblia, solamente una vez se relata que alguien de manera personal, y este es David, quien en una de sus oraciones y cántico de alabanza se dirige a Dios diciéndole: Porque tú, Señor, eres bueno” (Salmo 86:5).  La palabra “bueno” en todas las Sagradas Escrituras cuando es aplicada a Dios, es para resaltar su sublime y eterna bondad para con los seres humanos, y en especial para con aquellos que Él ha electo para hacerles su pueblo, así sea el antiguo Israel, así sea la iglesia de Jesucristo.

   10 veces en el Antiguo Testamento se utiliza también, la frase “Porque él es bueno”, como una expresión de testimonio al mismo tiempo que de adoración y de alabanza a Jehová, el único Dios vivo y verdadero (1 Crónicas 16:34; 2 Crónicas 5:13; 7:3; Esdras 3:11; Salmo 106:1; 107:1; 118:1, 29; 135:3; 136:1).  A veces es usada esta expresión en forma de cántico para recordarle a los oyentes la naturaleza bondadosa de Dios.  De estas 10 ocasiones, solamente escogí 3 casos cuando el pueblo de Israel usó esta frase como alabanza, reconociendo así que Dios mismo no solamente “es bueno”, sino que por naturaleza Él es la bondad. En el primero de los casos que escogí corresponde a la ocasión cuando David rescató el arca del pacto y la trajo a Jerusalén haciéndole provisionalmente una tienda para resguardarla provisionalmente, y en plena liturgia de instalación del arca, cantó acerca de Dios: “Porque él es bueno”, invitando así al pueblo a reconocer la bondad de Dios para con ellos.  En el segundo de los casos, unas décadas después de este hecho de David, cuando Salomón ya hubo construido el templo a donde trasladó el mismo arca del pacto, un coro con orquesta alabó la bondad de Dios reconociendo también: “Porque él es bueno”. Y en el tercero de los casos, es que durante el acto de dedicación del templo construido por gestión de Salomón, al ver la gente que en el lugar hubo una manifestación de la presencia de Dios, la gente presente alabó la bondad de que Dios quiera estar con ellos, y cantaron: “Porque él es bueno”.

  Solamente una vez es usada una frase similar por parte de Aquis, rey de una ciudad filistea llamada Gat, para referirse a un hombre y este es con respecto a David israelita, cuya conducta había sido intachable ante Aquis. Este le dijo a David: Yo sé que tú eres bueno ante mis ojos, como un ángel de Dios” (1 Samuel 29:9).  Los otros reyes amigos de Aquis, incluyendo a Aquis, estaban a punto de ir a una batalla contra un grupo de reyes y ciudades enemigas, pero de repente los demás reyes filisteos le dicen a Aquis que David es conocido como un hombre poderoso que había superado a su propio antecesor Saúl, matando en guerra Saúl solamente a miles, pero David a diez miles.  Por eso aquellos reyes sabiendo acerca de estos antecedentes gloriosos de David, temían que, si él iba con ellos a la mencionada batalla, se les vuelva enemigo a todos ellos durante la batalla.  Aquis, defendiendo la bondad de David les dijo: “¿No es éste David, el siervo de Saúl rey de Israel, que ha estado conmigo por días y años, y no he hallado falta en él desde el día que se pasó a mí hasta hoy?” (1 Samuel 29:3). Finalmente, Aquis, con el dolor de su corazón, habló con David para pedirle de parte de los demás reyes, que él no fuera con ellos a la batalla, no sin antes Aquis hacerle un noble y justo reconocimiento: “Yo sé que tú eres bueno”.

   Por supuesto, que desde antes de la época de David ya era y sigue siendo verdad, que “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque” (Eclesiastés 7:20), e incluso posteriormente Jesús llegó a recalcar que: Ninguno hay bueno sino uno: Dios” (Mateo 19:17), sin embargo, esto no quiere decir que uno no pueda practicar la bondad, pues el apóstol Pablo en su epístola a los Gálatas cuando les habla acerca del fruto del Espíritu, les dice que “… el fruto del Espíritu”, además de amor, gozo, paz, paciencia, benignidad”, también incluye: “bondad” (cf. Gálatas 5:22). Dios quiere que practiquemos la bondad, de otra manera no tendría por qué estar produciendo “bondad” por medio de su Espíritu en la vida de los que somos creyentes en su Hijo Jesucristo.

 Amados hermanos, la bondad es divina por naturaleza “Porque él (Dios) es bueno”; pero por producir Dios en nosotros su bondad, es claro que Él quiere que también seamos bondadosos como él, pero nuestra bondad no es propia, sino que se deriva de Él, y no buscamos resaltar qué tan buenos podemos llegar a ser, sino que buscamos resaltar en nuestra vida y por medio de nuestra vida, qué tan bueno es Dios.

  • CANTEN EL HIMNO: “PORQUE TÚ ERES BUENO” (No. 51).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

   Amado Dios, la gente de tu antiguo pueblo Israel siempre reconoció, dijo, cantó, y testificó de ti: “Porque él es bueno”. Nosotros tus hijos que formamos tu actual pueblo amado, la iglesia de tu Hijo Jesucristo, también reconocemos que tú eres bueno en todos los sentidos, pero de manera especial por el proyecto divino que tuviste para nuestro favor eterno, de librarnos de toda condenación, y de darnos para siempre un lugar en tu gloria para estar contigo después de esta nuestra vida presente. Aunque en nuestra vida presente, recibimos muchas bondades para nuestra vida cotidiana personal y familiar, no hay nada comparable con la bondad eterna que nos tienes preparado. Por eso, si tú eres la bondad, y nos das de tu bondad a manos llenas, ayúdanos a practicar tu bondad divina a favor de nuestros semejantes.  Te lo pedimos en el nombre de tu amado Hijo Jesús. Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.