DEVOCIONAL DEL JUEVES 23 DE JULIO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL JUEVES 23 DE JULIO:

TITULO: LA TEMPLANZA IMPLICA NO DEJARSE DOMINAR POR LO QUE NO CONVIENE.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que los miembros de cada familia sepan que con “la templanza” que da el Espíritu Santo, recibimos la capacidad para no dejarnos dominar por las conductas y acciones que no son convenientes para nosotros.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: 1 Corintios 6:12-13.

12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.

13 Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   El planteamiento que el apóstol Pablo hace en todo el bloque de versículos de 1 Corintios 6:12-20, es una corrección acerca del concepto que los corintios tenían con respecto al cuerpo en su relación con los alimentos y especialmente con el sexo, es por eso que inicia mencionando “las viandas”, “el vientre”, “el cuerpo”, y “la fornicación”, porque el centro de su equivocación era su manera de percibir sus propios cuerpos según la influencia de la cultura religiosa y moral de su contexto.  La idea que tenían los corintios es que, si el cuerpo de todas maneras ha de perecer, entonces no tiene ninguna importancia moral, por lo que no importa qué se haga con ello, pues no pasa nada. Aun habiendo creído en el evangelio, solamente estaban asimilando parcialmente el plan de salvación de Dios, enfocándose solamente en la salvación del alma, no considerando que también debe incluir el cuerpo, por lo que pensando que son cristianos, algunos o quizá muchos de ellos deshonraban sus propios cuerpos, menospreciando así el mismo plan de Dios.  Por eso, el apóstol Pablo tuvo que explicarles en su primera epístola que el cuerpo es importante para Dios por lo que no dejará los cuerpos en estado muerto, sino que los resucitará (cf. 1 Corintios 15).

   Una de las prácticas, que se daba entre ellos era el comer compulsivamente. Su mentalidad era: Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas” (v. 13a). San Pablo llama “glotonerías” a este descontrol alimenticio en su epístola a los romanos, lo cual también lo presenta como causa para no heredar el reino de Dios (cf. Romanos 13:13-14). Pero, luego que uno es creyente en Jesucristo, no se espera que uno sea un glotón. Otro descontrol que tenían era el comer por idolatría (cf. 1 Corintios 8), prefiriendo cualquier comida cuya carne había sido ofrecida como sacrificio a algunos de los dioses que antes de ser ellos creyentes, fueron sus dioses. Ahora que ya son de Cristo, ya no deberían desearlo como una comida sagrada o bendecida por el dios o la diosa a quien le haya sido ofrecido. En el capítulo 10, citándoles un caso histórico entre los israelitas, les amonesta diciéndoles: “Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar” (1 Corintios 10:7). Es obvio, que la comida y bebida que hicieron aquellos israelitas, estaba relacionado con culto dedicado a un falso dios.

   Otra de las prácticas que se daban en Corinto, y que les parecía normal porque según ellos, el cuerpo finalmente ha de perecer, es la “fornicación”.  En la Biblia, implica la comisión de cualquier desorden de tipo sexual.  En Corinto, en los tiempos del apóstol Pablo, había un culto pagano particularmente en el templo de la diosa Afrodita, en el que habían más de 1000 prostitutas conocidas como hieródulas, o prostitutas sagradas, diferentes a las prostitutas tradicionales, en las que los hombres de la ciudad, aun teniendo esposa, preferían tener sexo no con su esposa sino con alguna de las hieródulas o devotas de Afrodita[1].  Y esta situación se estaba replicando entre algunos hombres que han creído en Jesucristo, quienes siempre recurrían al templo pagano de Afrodita para tener sexo con las hieródulas.  Es más, no vieron mal cuando comenzó a haber creyentes que estaban cometiendo fornicación en la modalidad de incesto con la mujer de su padre. San Pablo les dice: De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre. / Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción? (1 Corintios 5:1-2); y su exhortación al respecto es: “Huid de la fornicación” (1 Corintios 6:18a), y “glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6:20b).

   Ante estos desórdenes, San Pablo les enseñó que: “el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo”.  Y cuando les dice que: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna”, lo que les estaba diciendo es que no está mal comer, pero “no me dejaré dominar” por la comida hasta el grado de comer en exceso, o hasta caer en la idolatría de comer lo que había sido ofrecido a los ídolos; que no está mal tener sexo siempre y cuando sea en la relación matrimonial, pero “no me dejaré dominar” por el sexo fuera del matrimonio aunque no sea socialmente mal visto.

  Nosotros que somos creyentes en Jesucristo y que por medio del Espíritu Santo estamos recibiendo el don de la “templanza” (cf. Gálatas 5:22-23), propongámonos también no dejar ser dominados por nada pecaminoso porque no nos conviene.  Sí se puede, porque NO será con nuestras propias fuerzas, sino con las del Espíritu de Dios.

================

[1] https://www.guioteca.com/mitos-y-enigmas/las-hierodulas-como-eran-las-prostitutas-sagradas-de-la-antiguedad/

  • CANTEN EL HIMNO: “HE DECIDIDO SEGUIR A CRISTO” (No. 286).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Padre celestial, cuando vivíamos sin ti y sin tu Hijo Jesús, y sin tu Espíritu Santo en nuestra vida, nos entregábamos fácilmente para cometer cualquier cosa pecaminosa, que es abominable ante ti, porque era muy fácil que cualquier pecado dominara nuestra voluntad y decisiones; pero, ahora que tenemos a Jesús y a tu Espíritu en nosotros, cada día recibimos la fuerza y capacidad de la “templanza” para que no nos dejemos dominar por nada que provenga del poder del pecado.  Por favor, no permitas que nada pecaminoso domine nuestra conducta.  Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.