DEVOCIONAL DEL VIERNES 24 DE JULIO

DEVOCIONAL FAMILIAR DEL VIERNES 24 DE JULIO:

TITULO: LA TEMPLANZA IMPLICA CONTROLAR EL USO DE LA LENGUA PARA HABLAR LO QUE ES CORRECTO.

EL OBJETIVO DE ESTE DEVOCIONAL ES: Que los miembros de cada familia sepan que “la templanza” sirve también para que tengamos control sobre el poder negativo de la lengua.

  • LEAN EL TEXTO BÍBLICO: Santiago 3:8-10.

pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.

Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.

10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

  • LEAN ESTA REFLEXIÓN.

   Pareciera que en nuestro texto bíblico para este devocional, el apóstol Santiago está diciendo que absolutamente no se puede hacer nada por tener algún control sobre nuestras palabras; pero, no es así.  Lo que este apóstol está haciendo es describir:

  1.- la condición, y manera de hablar de una persona, que no ha sido alcanzada por la gracia salvadora de Dios. A estos se refiere cuando dice: ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal” (v. 8);

   2.- la manera de hablar de un creyente que todavía no somete el control de su lengua al poder transformador del Espíritu.  A estos se refiere cuando dice: Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios” (v. 9); y

   3.- la manera de cómo debe hablar un creyente dispuesto a marcar la diferencia en su forma de hablar, lo cual, aunque no va a ser el hombre perfecto en su manera de hablar, sí puede controlar su lengua; porque es acerca de estos a quienes él dice: Hermanos míos, esto no debe ser así” (v. 10b).

   Es relevante que el apóstol Santiago dice especialmente a quienes él llama “Hermanos míos”, que “esto no debe ser así” (v. 10b), porque aquel que legítimamente es llamado “hermano”, se trata de un creyente en Jesucristo, un hijo de Dios, quien recibe en su vida por medio del Espíritu de Dios, el don llamado “templanza” (cf. Gálatas 5:22), el cual consiste en la capacidad de tener dominio propio sobre todas las cosas externas que llegan a la vida procurando que pequemos, y sobre las cosas internas como de nuestros propios pensamientos y palabras para que también no pequemos ni contra Dios, ni contra el prójimo.  En otras palabras, lo creyentes no tenemos que someternos al poder de la lengua, aunque Santiago dice que: es un fuego, un mundo de maldad”, que “contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno” (Santiago 3:6); y que está “llena de veneno mortal” (Santiago 3:8c).  Ahora, nuestro “fuego” es el Espíritu Santo, es el único que tiene todo el poder y derecho de tomar control en nosotros, y lo está haciendo.  Ahora, el infierno no tiene ningún poder sobre nuestra vida, aunque trate de sembrar su maldad directamente en nuestra lengua. Nosotros no somos serpientes venenosas con veneno mortal, somos hijo de Dios con el don de su templanza en nuestra vida, y con la gracia del conocimiento de su evangelio. Por eso, el apóstol San Pedro, también dice: “Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios” (1 Pedro 4:11a).

   Quiero citar aquí, un proverbio que indica que sí se puede controlar la lengua, pero obvio, cuando se trata de una persona que es temerosa de Dios y regenerada por Dios para alcanzar salvación eterna. Cuando en Proverbios 13, Salomón dice: El que guarda su boca guarda su alma” (Proverbios 13:3a, RV60), la Nueva Versión Internacional, dice más claramente que: El que refrena su lengua protege su vida” (NVI). Guardar es usada en nuestra versión RV60 como sinónimo de refrenar, lo cual no es posible para cualquier persona, pero sí es posible, para el que es creyente en Jesucristo porque recibe del Espíritu de Dios el don de la “templanza”, o sea, del “dominio propio” con el cual puede controlar no hablar lo que es indebido.

   Claro está que el creyente sí puede tomar control consciente para evitar lo que no debe decir, y para decir lo que es correcto decir, pues, el apóstol Pablo, por ejemplo, a los Efesios les dice en su epístola: desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo” (Efesios 4:25); “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:29); y “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia” (Efesios 4:31). La mentira, las palabras corrompidas, la gritería y maledicencia, entre otros poderes de la lengua, son evitables si uno es cristiano, porque el cristiano no debe ser dominado ni siquiera por la lengua, porque recibe el poder para poder evitarlo.

  • CANTEN EL HIMNO: “DE GLORIA EN GLORIA” (No. 543 / Marcos Witt).

Presiona el botón PLAY:  del video siguiente, y sigan la voz que les dirigirá en la entonación del himno.

  • OREN CON PALABRAS COMO ESTAS:

Dios bendito, tiene razón tu apóstol Santiago con respecto al poder de la lengua, que es un fuego, un mundo de maldad”, que “contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno”1; y que está “llena de veneno mortal”2; pero gracias a ti, todos estos males ni juntos de la lengua, ni juntos ni individualmente, no tienen que dominarnos a nosotros, porque tú nos otorgas el don de la templanza con el que podemos combatir este  mal que ciertamente no estamos fuera de su alcance.  Si tú nos pides que no seamos chismosos3, que no mintamos, que no hablemos palabras corrompidas, que no hagamos griterías ni maledicencias, es porque nos has dado la capacidad para no ser dominados por ello.  Por favor Dios, ayúdanos a que nuestro hablar sea conforme a tu voluntad y a lo que tú dirías en nuestro caso4.  Te lo pedimos en el nombre de tu Hijo Jesucristo nuestro Señor y Salvador. Amén.

1.- (Santiago 3:6).         2.- (Santiago 3:8c).        3.- (Levítico 19:16a).         4.- (1 Pedro 4:11a).

¿QUIEREN PEDIR ALGUNA ORACIÓN?:

PÍDANLA AQUÍ, LLENANDO UN FORMULARIO

ESTÉN PENDIENTES DE LOS DEVOCIONALES DE CADA DÍA.
 

Facebook: Divino Salvador Mérida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.