ÍDOLOS EN EL CORAZÓN, Por: Diego Teh.

idolosenelcorazon

ÍDOLOS EN EL CORAZÓN

Ezequiel 14:1-11 (vv. 3,4,7).

Predicado por primera vez por el Pbro. Diego Teh Reyes, en la cong. “Roca de la eternidad” de la col. Díaz Ordaz, de Mérida, Yucatán; el día domingo 21 de Septiembre del 2014, a las 18:00 horas.

.

.

http://www.diegoteh.com/bosquejos/audiodelossermones/140921idolosenelcorazon.mp3

   INTRODUCCIÓN: ¿quiénes son las personas de las que se espera tengan la necesaria y suficiente madurez dentro del pueblo de Dios?  La respuesta es: Todos aquellos que están en posición de autoridad o en camino de llegar a serlo.   En la iglesia de hoy, son los pastores, los ancianos, los diáconos, los directivos, etc… que deben tener la madurez esperada por Dios; en el hogar son los padres de familia, los jóvenes que ya se están preparando para las responsabilidades del matrimonio.   En el antiguo testamento, eran los profetas, los reyes, los sacerdotes, y los ancianos del pueblo de Israel, pero observen que el v. 1 comienza hablando de “los ancianos de Israel” que querían consultar la voluntad de Dios por medio del profeta Ezequiel, pero todavía estaban sentados delante de este profeta cuando Dios habla a Ezequiel y le dice que estos hombres inmaduros que estaban delante de él, tienen un gran problema en sus corazones.  ¿Qué problema tenían?   Tres veces, en los versículos 3, 4, y 7 se menciona que el gran problema que ellos tenían eran “IDOLOS EN SU CORAZÓN”.

   ¿Qué es un ídolo?   No necesariamente es un objeto de madera, yeso, o papel que se pudiera tener como objeto de adoración, sino toda persona o cosa que ocupe en el corazón el lugar que debiera estar ocupado por Dios.  ¿y qué cosas pueden ser esos ídolos?   La familia, el dinero, el trabajo, las recreaciones, etc…, aunque sean las cosas más sanas, cuando estas cosas llegan a ocupar el lugar que Dios debiera ocupar en nuestra vida, entonces, ya tenemos ídolos en el corazón.   ¿Y quiénes de los que estamos aquí presentes tenemos ídolos en el corazón?   Es muy probable que todos, pero eso es peligroso porque los ídolos en el corazón causan serios problemas.

    Fundamentado en Ezequiel 14:1-11, les voy a compartir el mensaje que: tener ídolos en el corazón es causa de serios problemas en el ser humano en su relación con Dios.  /  ¿Cuáles son los serios problemas que los ídolos en el corazón causan a los seres humanos en su relación con Dios?  /   Siguiendo las palabras del pasaje, iremos sacando nuestras conclusiones acerca de cuáles son los serios problemas que nos causan los ídolos en el corazón.

 .

   El primer problema serio que causan los ídolos en el corazón, es que:

I.- HACEN QUE EL HOMBRE NO SEA ESCUCHADO POR DIOS.

   La indicación que Dios hizo a Ezequiel acerca de los ancianos de Israel que habían ido a consultar la voluntad de Dios, fue que esto ancianos “…han establecido el tropiezo de su maldad delante de su rostro. ¿Acaso he de ser yo en modo alguno consultado por ellos?” (Ezequiel 14:3).   Una primera indicación es que los ídolos que estaban en sus corazones los había inclinado a hacer maldad, y esa maldad resultaba en “tropiezo […] delante de su rostro”, lo que quiere decir que mientras los ídolos estén metidos en el corazón del ser humano lo único que encontrarían siempre son tropiezos, pero tropiezos no puesto por otros para perjudicarnos sino tropiezos armados por nuestra propia decisión al dejar que estos ídolos pasen al trono del corazón humano.   Y uno de los tropiezos que se encontrará una persona, tiene que ver con ser escuchado por Dios, pues Dios le dice a Ezequiel lo siguiente: “¿Acaso he de ser yo en modo alguno consultado por ellos?”  Lo que Dios está diciendo aquí es que si el interés de una persona es su ídolo y no Dios, entonces, ¿por qué ahora quiere una respuesta de Dios, si de fondo quiere continuar con su ídolo en su corazón?  Dios le estaba diciendo a Ezequiel que aunque estos ancianos quieren consultarle, Dios no se agrada de las consultas, oraciones, o peticiones de aquellos que no le tienen a él como el Rey de su corazón.  No les piensa responder lo que quieren saber si no están preparados para que la dirección de Dios la usen para su edificación espiritual ni para vivir con justicia delante de sus semejantes.  Es más, Dios no los quiere escuchar si quieren seguir viviendo en su idolatría: “¿Acaso he de ser yo en modo alguno consultado por ellos?”.

 .

   El segundo problema serio que causan los ídolos en el corazón, es que:

II.- HACEN QUE EL HOMBRE RECIBA CONFORME A SU IDOLATRÍA.

   Observe usted el final del versículo 4, donde el que habla es Dios, y dice: “…yo Jehová responderé al que viniere conforme a la multitud de sus ídolos” (Ezequiel 14:4e).  Estas palabras de Dios no están diciendo que responderá favorablemente al que viniere, sino que le responderá no concediéndole lo que pide, desea, o necesita, sino que “conforme a la multitud de sus ídolos”.   La persona que deja que ídolos entren y gobiernen su corazón no está siendo nada agradable a Dios, y ¿Qué quiere usted que reciba una persona que no está siendo agradable a Dios? ¿Qué sea premiado por su idolatría?  No, no puede ser premiado por eso, pues hasta las bendiciones que le gustaría recibir de Dios, solamente lo usará para su propia manera vana de vivir, ocupado en las maldades de su idolatría.   Y ya en términos de la eternidad dice el apóstol Pablo que “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios?  No erréis; ni los fornicarios, ni los IDOLATRAS, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se hechan con varones, ni los ladrones, ni lo avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Corintios 6:9-10).   Todo lo anterior es porque no tienen a Dios como Rey de su vida sino que ídolos en su corazón ocupan el lugar que a Dios le debe corresponder.   Entonces, en consecuencia es natural que finalmente reciban “conforme a su idolatría”, conforme a la ganancia de las decisiones e inclinaciones voluntarias de sus corazones.   Por eso, tener ídolos en el corazón se vuelve un problema serio, y la culpa no es de Dios sino de la persona que no cuida su corazón solamente para Dios.

 .

   El tercer problema serio que causan los ídolos en el corazón, es que:

III.- HACEN QUE EL HOMBRE SE MANTENGA APARTADO DE DIOS.

   Para entender esto, basta con observar la segunda parte del versículo 15, donde Dios mismo, acerca de los ancianos con ídolos en el corazón, dice: “…ya que se han apartado de mí todos ellos por sus ídolos” (Ezequiel 14:5b).   Estas palabras son suficientes para entender la gravedad de dar cabida a los ídolos para que ocupen el lugar que a Dios le corresponde en el corazón del ser humano, pues el resultado final es que apartan de Dios mismo a toda persona.  Son una seria amenaza para la vida espiritual.

    Son los ídolos que hay en el corazón que hacen que una persona ni siquiera desee hablar con Dios en oración porque sin duda que una de sus intenciones es mantener apartado de Dios al ser humano; incluso a la persona que es creyente le hacen estar desanimado en su comunión de oración con Dios.   Son los ídolos que hay en el corazón que hacen que una persona ni siquiera desee leer la palabra de Dios, porque los ídolos siempre procuran mantener apartado de Dios al ser humano; incluso también a la persona que ya ha entregado su vida a Jesucristo, cuando deja que estos ídolos se adueñen de su corazón, contribuyen para que no haya deseo alguno ni siquiera de leer la palabra de Dios, mucho menos estudiarla, memorizarla, o meditarla.   Son los ídolos en el corazón que hacen que una persona ni siquiera desee el culto o la adoración a Dios por medio de Jesucristo, pues los ídolos también procuran apartar de Dios a las personas, evitan que usen este medio de comunión con El; incluso el que es un creyente que se esfuerza por ser un fiel adorador, se verá algunas o muchas veces, en dilemas que lo ponen entre la espada y la pared, en cuanto a si decide por el culto a Dios o a otra cosa que le aparta de Dios.   Son los ídolos en el corazón que arrastran a las personas hacia las tentaciones con tal que uno cometa una acción desagradable a Dios, y entonces por eso le mantenga apartado de Él.   Por todo esto, y por mucho más, los ídolos son peligrosos, porque como Dios mismo dice, apartan a las personas de Él; pero cuando Jesucristo es quien está morando en el corazón, entonces hay oración, hay amor por la palabra de Dios, hay adoración,  y hay victoria sobre la tentación.   En otras palabras, con Jesucristo en el corazón, el creyente permanece en comunión con Dios, y no se aparta de Él.

 .

   El cuarto problema serio que causan los ídolos en el corazón, es que:

IV.- HACEN QUE EL HOMBRE SE INCLINE A LO ABOMINABLE.

   Debido a que tener ídolos en el corazón son un peligro en muchos sentidos, Dios, especialmente a aquellos que son sus hijos, su pueblo especial, sus llamados a una vocación como lo eran los ancianos de Israel, les requiere lo siguiente: “…Convertíos, y volveos de vuestros ídolos, y apartad vuestro rostro de todas vuestras abominaciones” (Ezequiel 14:6bc).   La razón por la que cada uno debe convertirse, o sea, regresar a Dios, es porque un solo ídolo puede mantener a una persona lejos de Dios, y mientras más ídolos al mismo tiempo, más apartado de Dios queda uno, y entonces se hace necesaria una conversión o regreso a Dios.  Es tan necesaria esa conversión, que Dios lo repite de tres maneras distintas con tal que sea entendido.  Además de decir “Convertíos”, dice de manera equivalente “volveos de vuestros ídolos”, y luego dice también sinónimamente “apartad vuestro rostro de todas vuestras abominaciones”.  El mismo objetivo pero insistido de tres maneras.   Pero esta última expresión de apartar el rostro de las abominaciones, al hablar de abominaciones, habla de pecados que se han vuelto no solamente pensamientos espontáneos y pasajeros, ni solamente acciones repentinas y pecaminosas que uno ni siquiera quería hacer, sino que se trata de pecados que se han decidido deliberadamente desde el corazón y aferrándose intencionalmente a ellos porque satisfacen los intereses personales.   Esto es una clara descripción de hasta dónde el corazón es capaz de caer o deslizarse, precisamente porque se da cabida en el corazón a los ídolos que poco a poco van no solamente apartando a una persona de Dios, sino alejándolo, y mientras más lejos, más hundido en la depravación de sus acciones que son abominaciones delante de Dios.

 .

   El quinto problema serio que causan los ídolos en el corazón, es que:

V.- HACEN QUE EL HOMBRE SEA ENJUICIADO POR DIOS.

   Sigamos observando las palabras de Dios dirigidas a Ezequiel con respecto a lo que Él hará con los idólatras de corazón.   Dios le dijo: “…yo Jehová le responderé por mí mismo;  /  y pondré mi rostro contra aquel hombre, y le pondré por señal y por escarmiento, y lo cortaré de en medio de mi pueblo; y sabréis que yo soy Jehová”  (Ezequiel 14:7g, 8).   Estas son palabras nada menos que de juicio contra el idólatra que no saca a los ídolos de su corazón para darle cabida al Dios vivo, único y verdadero.   En estas palabras hay cinco declaraciones acerca de las justas actitudes y acciones que Dios tomaría sobre aquellos ancianos de Israel si no se convierten a Él dejando que Él gobierne sus corazones.

    Todas estas declaraciones anteriores nos dejan ver que cuando el corazón del ser humano solamente es una habitación de ídolos de cualquier tipo que sean, Dios tendrá que enjuiciar a aquella persona.   Dios aunque desea ser misericordioso con quienes se arrepientan y le den entrada de nuevo a Él en sus corazones, sin embargo, hacia aquellos que definitivamente no contemplan eliminar la idolatría en sus corazones, sino que desean permanecer en ese plan ofensivo contra Dios, dijo Él: “pondré mi rostro contra aquel hombre”, y ¡qué terrible cuando Dios deja en su total depravación a una persona!, pues tal persona nunca tendrá la capacidad de hacer lo bueno ni siquiera para sí mismo, quedando descalificado aun para la sublime eternidad en los cielos.   Luego dice que “le pondré por señal y por escarmiento”, pues ¡qué vergonzoso es ser solamente una muestra del fin que espera a todos aquellos que por causa de los ídolos se deshacen de Dios en sus vidas.

 .

   CONCLUSIÓN: Amados hermanos, en este mensaje, debimos darnos cuenta que los ídolos son causa de serios problemas para nuestra espiritualidad en el presente, pues significan un sutil deshacerse de Dios, aparentando de que uno tiene a Dios en el corazón cuando no lo tiene, y eso es peligroso, porque uno mismo se auto engaña.    Por eso, hagamos caso a la exhortación del apóstol Pablo quien escribió a los corintios lo siguiente: “Por tanto, amados míos, huid de la idolatría” (1 Corintios 10:14).

   Que Dios les bendiga mis amados hermanos.

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.