DIOS BENDICE LOS HOGARES, Por: Diego Teh.

Diosbendiceloshogares

DIOS BENDICE LOS HOGARES

Varios textos.

Predicado por primera vez por el Pbro. Diego Teh Reyes, en el domicilio de la hermana Marbella Tzacum Bojórquez, de la iglesia “Ebenezer” de Yaxhachén, Oxkutzcab, Yucatán; el día martes 14 de Abril del 2015, a las 19:00 horas; por motivo de la dedicación de su vivienda y tienda construida mientras su esposo Agustín Chí está trabajando en los EUA.

.

   INTRODUCCIÓN: Dios nos creó y nos diseñó para asumir responsabilidades. Nadie nace teniéndolo todo para toda la vida.  Desde pequeños tenemos que dedicar 6 años en la primaria, 3 años en la secundaria, y luego otros años para una carrera técnica, o 7 años más para una carrera profesional, y entonces tener un trabajo que deje resultados económicos suficientes para sostener a la familia y conseguir nuestra vivienda.  Primero tenemos que ser responsables en estudiar, luego tenemos que ser responsables en trabajar, luego tenemos que ser responsables en ahorrar, luego tenemos que ser responsables en invertir, luego tenemos que ser responsables en administrar bien, y a medida que asumimos nuestras responsabilidades podemos disfrutar los beneficios.  Hoy, la familia de nuestra hermana Marbella, ya puede ver el fruto de la responsabilidad.  Paso a paso, con mucho sacrificio y esfuerzo han conseguido construir su vivienda, pero sin duda alguna, gracias a Dios quien ha estado detrás de toda la historia familiar preparando este beneficio para demostrar de esta manera su amor incondicional para toda la familia.

   Hay un cuadro que he visto en muchos hogares cristianos que es muy significativo, y qué bueno que desde hace más de 40 años ha estado a la venta en librerías cristianas, y que dice: DIOS BENDIGA NUESTRO HOGAR.  Ojalá que ustedes puedan conseguirse un cuadro como ese.  Recuerdo que durante mi niñez, hace casi 40 años, mis papás tenían ese cuadro en nuestra casa.  Actualmente en nuestra casa como familia tenemos uno con las mismas palabras, que nos recuerda que no estamos solos en nuestras ocupaciones de cada día para obtener lo que es necesario y digno para nuestra familia.

   En el mensaje de esta ocasión, deseo compartirles a través de diversos pasajes de las Sagradas Escrituras, la verdad de que DIOS BENDICE LOS HOGARES.  /  Pero, ¿cómo Dios bendice los hogares?  /  De manera breve, me propongo explicarles tres maneras como Dios bendice los hogares, por lo que este mensaje no solamente aplica para la familia que hoy agradece a Dios por su vivienda que ha sido construida, sino para cada uno de los que aquí estamos presentes.

.

   La primera manera como Dios bendice hogares, es:

I.- PROVEYENDO TRABAJO PARA OBTENER RECURSOS.

   Desde que Dios creó al ser humano, lo puso a trabajar.  Moisés quien nos narra la revelación de la historia de la creación del hombre, dice que: “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo labrase” (Génesis 2:15).  Dios le puso ciertos árboles, pero por lo demás tenía que labrarlo.  Ese sería el medio de subsistencia cotidiana para él y su esposa.  Pero desde que ellos decidieron desobedecer comiendo del fruto de un árbol que no les fue autorizado comerlo, se constituyeron en pecadores o infractores de un mandato de Dios, y desde entonces, recibieron no la maldición de trabajar, porque trabajar siempre fue una bendición, sino la maldición de lo difícil que sería realizar sus trabajo, pues le fue dicho a Adán “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra,…” (Génesis 3:19a).  Esa es la razón por el que trabajar, a veces es visto como una maldición, pero no, el trabajar es una bendición, un privilegio que no le fue quitado al hombre pecador.  Lo difícil que es para cada uno de nosotros, conseguir mediante el trabajo, los recursos que necesitamos, es la evidencia que nos acompaña, para recordarnos que somos pecadores a quienes de todas maneras Dios ama concediéndonos algún trabajo para obtener los recursos que necesitamos para las necesidades básicas de cada día como el alimento, la salud, la ropa, etc…

   Amados hermanos, aunque con peligros y dificultades, el padre de familia de esta casa, tuvo que irse al extranjero para trabajar y obtener con más rapidez y más de lo que aquí es posible; pero hoy gracias a su trabajo y ganancias, somos testigos de que Dios ha estado y está con ustedes, al concederles durante estos últimos años, bendiciones que nunca antes habían tenido, como el tener una casa bastante grande.   Al mismo tiempo, Dios les ha provisto de la bendición de obtener todos los muebles y productos para poder instalar una tienda en la que ustedes seguirán trabajando para obtener más recursos para que la familia siga saliendo adelante.  Esto es lo que les dije al principio, que Dios bendice hogares como lo está haciendo con el hogar de ustedes, proveyendo trabajo para obtener recursos económicos para salir adelante como familia.  Que Dios les siga bendiciendo mucho más.

.

   La segunda manera como Dios bendice hogares, es:

II.- PROVEYENDO UN LUGAR DÓNDE VIVIR.

   Lo primero que quiero que leamos en las Sagradas Escrituras es la explicación que el apóstol Santiago consignó en su epístola universal en la que afirma que “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17).  Con estas palabras deducimos que una de las buenas dádivas de Dios que hoy ya es una realidad para ustedes, es la vivienda que hoy ustedes ocupan como familia, y que el origen de todo recurso que necesitaron no provino del solo esfuerzo humano de quienes aportaron dinero, ni de solamente quienes trabajaron en su construcción, sino que toda la provisión que fue necesaria descendió “de lo alto, del Padre de las luces,…”.  Como dice el escritor del Salmo 127, es Jehová quien edifica la casa, con su provisión, pues ni siquiera es quien pone el dinero, ni el albañil quien sabe colocar muy bien piedra sobre piedra, o block sobre block.

   Amados hermanos, hoy cada miembro de esta familia debe reflexionar muy profundamente como lo hiciera el autor del Salmo 103 que en lo profundo de su alma se decía a sí mismo: “Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios” (Salmo 103:2). Permítanme decirles que bendecir a Dios sin olvidar sus beneficios, no es suficiente con este culto de acción de gracias que se está llevando a cabo en estos momentos, sino que es un asunto de profunda gratitud a Dios cada día desde que despertamos hasta que nos acostamos a dormir.  Dios ha sido muy misericordioso con ustedes dándoles una vivienda grande que incluso parte de ella utilizarán como tienda, por lo que razón suficiente tienen para bendecir a Dios no solo ahora mismo sino todos los días.

.

   La tercera manera como Dios bendice hogares, es:

III.- OFRECIENDO EL REINO DE DIOS A CADA PERSONA QUE HABITE EN LA CASA.

   Otra de las maneras la encontraremos entre las instrucciones que Jesús daba cuando comisionaba a sus discípulos para que vayan a ciudades y aldeas a predicar acerca del reino de Dios.  Él les decía: “En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa.  /  Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.  /  Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa.  /  En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante;  /  y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios” (Lucas 10:5-9).  Además de las descripciones de cómo debe comportarse un predicador del evangelio del reino de Dios, el mensaje que tenían que decir y explicar en cada hogar es que “Se ha acercado a vosotros el reino de Dios”.   Y hasta el día de hoy ese es el mensaje que debe ser predicado cuando cada hogar es visitado por otro creyente en Jesucristo.  La instrucción de Jesús nos deja muy claro que Dios desea bendecir cada hogar haciéndolos partícipes del reino de Dios.  ¿De qué sirve que solamente tengamos un techo donde vivir, y allí acabemos todos nuestros días, y no pertenezcamos al reino de Dios?  Al mismo tiempo que es importante que tengamos una vivienda propia, también es importante que nos apropiemos del mensaje del reino de Dios que Jesús envió a predicar en aquel tiempo en las ciudades y aldeas de Judea y toda Palestina, pero que desde el día que él regresó al cielo, encargó que se predique “a todas las naciones” (Mateo 28:19), “por todo el mundo, y […] a toda criatura” (Marcos 16:15), lo que implica que también en cada hogar para cada familia (Cf. Efesios 3:14-16).

   Amados hermanos, es necesario que hoy mismo todos los que viven en esta casa tomen en consideración la enseñanza de Jesús que dice: “¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” (Mateo 26:16; Marcos 8:36).  Será una lástima si solamente se preocupan de las cosas terrenales que aunque son necesarias no son las más importantes para nuestra vida, pues nuestra alma necesita a Jesucristo como su Salvador para que pertenezcamos al reino de Dios desde el presente hasta la eternidad.  Lo principal mis amados hermanos, es lo que Jesús mismo dijo en una ocasión: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).  Les pido en el amor del Señor que no dejen de buscar primeramente el reino de Dios.  Se los digo, porque muchas personas (afortunadamente no todas), cuando han conseguido de Dios lo que necesitan, entonces, siguen buscando primeramente otras cosas que incluyen hasta lo que no necesitan, y del reino de Dios lo dejan de segundo, o de último, o lo olvidan.  Deseo de todo corazón que esto no les pase a ninguno de ustedes.

.

CONCLUSIÓN: Amados hermanos, ante todas estas bondades de Dios que ya son una realidad en esta familia, ustedes tienen suficientes motivos para dar gracias a Dios; primero, porque trabajo no les hace falta, teniendo de esta manera de dónde recibir el pan de cada día, a través del padre de familia que está en los Estados Unidos de América, y por medio de la tienda que ya han instalado en este lugar; segundo, porque ahora ya tienen un mejor lugar donde vivir como familia, los mejores seres queridos que podemos tener en esta vida, por quienes nos esforzamos a trabajar y dar todo de nuestra parte; y tercero, porque el reino de Dios ha llegado a sus corazones y está produciendo frutos de arrepentimiento, de gratitud, y de servicio para la gloria de Dios.

   Pero, aprovecho invitar de esta misma familia y de entre todos los presentes, a quienes todavía no han aceptado para sus vidas el mensaje salvador del glorioso evangelio de Jesucristo, que no dejen que el tiempo siga pasando sin Cristo en sus corazones.   Ahora mismo, díganle a Jesús que se reconocen como pecadores infractores de los mandamientos de Dios; díganle que se han dado cuenta de que él les amó desde que dio su vida en la cruz; díganle que también se dan cuenta que tanta bendición que ahora están recibiendo les está haciendo entender cuánto les ama; díganle que quieren ser beneficiarios de la salvación que ofrece gratuitamente; díganle que le reciben como su único y suficiente salvador; y finalmente díganle que desean que él tome el control y gobierno de sus vidas.  Esto es lo principal que todos debemos hacer, pues no solo contaremos con cosas materiales sino que también contaremos con el beneficio de la salvación y de la vida eterna.

   Que Dios bendiga a cada uno de ustedes.

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.