LO QUE ES EL NACER DE NUEVO, Por: Diego Teh.

loqueeselnacerdenuevo

LO QUE ES EL NACER DE NUEVO

Juan 3:1-15

Predicado por primera vez por el Pbro. Diego Teh Reyes, en la Cong. “Roca de la Eternidad” de la Col. Díaz Ordaz, de Mérida, Yuc; el día domingo 18 de Octubre del 2015, a las 18:00 horas.

.

   INTRODUCCIÓN: El martes 22 de Julio del 2008, el portal www.clarin.com hizo una publicación con el título: Nacer dos veces, en el que relata que “La bebé McCartney no había nacido todavía y tenía un tumor del tamaño de su cuerpo que podía provocarle la muerte. Para operarla tuvieron que sacarla casi por completo del útero materno a los 6 meses de gestación en una complicada pero exitosa cirugía. Nació finalmente diez semanas más tarde, el 3 de mayo de este año. Ahora ya está en su casa. Sus padres, Keri y Chad decidieron ponerle por segundo nombre Hope (Esperanza) a su pequeña”[1].  Desde la perspectiva quirúrgica se puede decir que Hope, tuvo un nuevo nacimiento al ser librada de la muerte que le era inminente por causa del tumor que la acompañaba durante su gestación.

   Recientemente, el 12 de Mayo 2015, el portal www.elcomercio.es, hizo una publicación similar acerca de la experiencia de una pareja de españoles, resumiéndolo bajo el título: Volver a nacer, dos veces.   La historia dice que: “El comercial ovetense Ángel Fernández y su pareja, la médico del HUCA Pepa Cucarella, de origen valenciano, han vuelto a nacer y lo han hecho dos veces en estos últimos 20 días. Primero por sobrevivir al terremoto que asoló Nepal el pasado 25 de abril, un seísmo de 7,8 en la escala de Richter, que ha dejado hasta la fecha más de 8,100 víctimas mortales y segundo, por salir indemnes de un segundo temblor de tierra de gran intensidad, en este caso 7,3, que hoy ha vuelto a llenar de dolor al país asiático[2].  Desde la perspectiva periodística, estos españoles, se puede decir que volvieron a nacer, al haberse librado de la posibilidad de muerte por causa de dos terremotos que asolaron el área donde se encontraban.

   De manera similar, pero desde la perspectiva espiritual, Jesús durante su ministerio le dice a un hombre llamado Nicodemo, que: “Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3:7), que en el español más entendible de la versión Dios Habla Hoy, está expresando que “Todos tienen que nacer de nuevo” (Juan 3:7; DHH).  No se trata de un quirúrgico nacer de nuevo, ni de un nacer de nuevo por librarse de la muerte tras un desastre natural.

   En este mensaje me propongo explicar breve y parcialmente qué es nacer de nuevo.  /  ¿Qué es nacer de nuevo según Jesús y las Sagradas Escrituras?  /  Mediante unas sencillas observaciones a la historia y diálogo entre Jesús y Nicodemo, explicaré qué es nacer de nuevo.

.

   Lo primero que es el nacer de nuevo, es:

I.- UN REQUISITO PARA VER EL REINO DE DIOS.

   Hagamos una primera observación en el texto de la historia de Nicodemo, que dice: Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.  Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.  Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:1-3).  El apóstol Juan se encarga de contarnos casi a detalle que este hombre era primeramente “de los fariseos”, luego que era también “un principal entre los judíos” (v. 1).  Además nos relata que era un hombre que había sido un buen observador analítico de Jesús, y por lo tanto él mismo había llegado a la conclusión de que Jesús aunque no fuese de su religión “de los fariseos”, le llama “Rabí” (cf. v. 2).   Personalmente le dice a Jesús que él y otros más saben que él no era un hombre o maestro ordinario sino que era “venido de Dios como maestro”, y que Nicodemo y sus amigos se habían dado cuenta que Dios estaba con Jesús (cf. V. 2).  Pero a pesar de todo esto que Nicodemo era y sabía, Jesús tuvo que decir para Nicodemo y sus amigos, pero primero directamente a él “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”.  A Nicodemo le hacía falta nacer de nuevo, sino con todo y su religión y su conocimiento no vería el reino de Dios.

   El reino de Dios es el primer tema principal de los evangelios, que aparece desde que Juan el Bautista anunciaba el pronto inicio del ministerio de Jesús. Jesús mismo durante su ministerio enseñaba de manera literal y por medio de parábolas la importancia de entrar, ver, y pertenecer al reino de Dios.  Es el lugar espiritual por el momento, que está en este mundo pero que no es de este mundo en donde Jesús pone a todos los que crean en él, antes de trasladarles al aspecto físico celestial de dicho reino.   A ese lugar no se entra por medio de la membresía de una iglesia sea presbiteriana o cualquier otra, no se entra por una falsa profesión de fe, no se entra por recibir el bautismo aunque fuese auténtico, ni se entra por ser un experto en teología, sino solamente por el nacer de nuevo.  Quien no cumpla este requisito, según Jesús “no puede ver el reino de Dios”.

.

   Lo segundo que es el nacer de nuevo, es:

II.- UNA CAPACITACIÓN DIVINA PARA CREER EN JESÚS.

   Hay una opinión de que el nuevo nacimiento ocurre ya sea mucho o poco tiempo antes de que uno crea en Jesús, por lo que solamente capacita o regenera por anticipado a una persona para poder creer en Jesús; pero también hay otra opinión de que el nuevo nacimiento ocurre en el momento que uno cree en Jesús.  De manera particular, yo me inclino hacia la opinión de que el nuevo nacimiento, como obra que Dios hace en el corazón humano para que este pueda creer en Jesús para su salvación, ocurre en los instantes previos en creer en Jesús, que se pudiera decir que las dos cosas ocurren al mismo tiempo. Con esto en mente hagamos una segunda observación en dos pasos que encontraremos en el diálogo entre Nicodemo y Jesús.

   Primero veamos que Jesús le dice: “…De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.  /  Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es” (Juan 3:5,6).  Sin entrar a mucho análisis teológico o exegético de estas palabras, notemos que el nuevo nacimiento, dos veces dice Jesús que debe ocurrir “del Espíritu”, no de la carne.  Esto implica que no es algo que ocurre por iniciativa humana, por lo que no puede ser ni un proceso ni un acto humano.  Es el Espíritu de Dios quien realiza este nuevo nacimiento capacitando al ser humano para no solamente saber de Jesús, sino creer en Jesús.   El nuevo nacimiento no viene por el conocimiento.  Jesús reconoce que Nicodemo era un auténtico “maestro de Israel”, pero a pesar de eso le dijeron que necesitaba el nuevo nacimiento.  Jesús estuvo de acuerdo en que el conocimiento de Nicodemo era excelente debido a que había entendido que Jesús era venido de Dios como maestro y que Dios estaba con él (cf. Juan 3:2), pero aun sabiendo la verdad acerca de Jesús solo por el intelecto, le fue dicho que debe nacer de nuevo “del Espíritu”, no de la religión, ni de la maestría teológica.

  Segundo veamos que luego de algunas aclaraciones de Jesús a las dudas de Nicodemo sobre el nacimiento realizado “del Espíritu”, Jesús le dice que: como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,  /  para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:9-15).  La finalidad del nuevo nacimiento es que uno pueda creer en él (en Jesús).   Cuando uno deja que Dios realice el nuevo nacimiento en su corazón, uno puede creer sin reservas e inmediatamente en Jesús.  Cuando uno está de acuerdo en creer verdaderamente, Dios le hace renacer en ese momento para creer en Jesús.

   Amados hermanos, el nuevo nacimiento no es simplemente una experiencia, una decisión, o una terapia, sino que es algo que Dios logra de una manera tan inexplicable e invisible como la acción del viento al mover los árboles. Otros textos bíblicos que hablan sobre el nacer de nuevo se refieren correctamente a algo que nos es hecho, no algo que nosotros hacemos.  Por ejemplo el apóstol Juan con respecto a los que son hechos hijos de Dios por haber creído y recibido a Jesús, escribió en su versión del evangelio, que “…no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios(Juan 1:13).  Por su parte el apóstol Pedro en su primera epístola, en unas palabras de bendición a Dios, dice de Él: Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva (1 Pedro 1:3).  Aclara que a los creyentes es Dios quien “nos hizo renacer”.  Nosotros no provocamos el nacer de nuevo.  Dios es el causante.  Esto significa que el nuevo nacimiento no está en nuestras manos, pero con ello nos capacita para acudir a Él para nuestra salvación.

.

   Lo tercero que es el nacer de nuevo, es:

III.- UNA EXPERIENCIA QUE OTORGA VIDA ETERNA.

   Lo que ocurre al nacer de nuevo no es la obtención de una religión nueva sino una vida nueva.  Casi al final de la conversación entre Jesús y Nicodemo, Jesús hablando de sí mismo le dice a Nicodemo: “para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:15).  Nicodemo, a pesar de que era una persona que respira, piensa, siente, y actúa, a la vista de Jesús estaba sin vida espiritual, por lo que le fue dicho: “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3:7).  Su religión farisea no le había vivificado, ni dado vida eterna porque ninguna religión lo puede hacer.  Cuando uno nace de nuevo por obra del Espíritu de Dios, resultando en capacidad para creer en Jesús, el resultado en palabras de Jesús mismo el maestro del nuevo nacimiento, tal persona tendrá como bendición que “no se pierda, mas tenga vida eterna”.

   En un diálogo que ocurrió entre Jesús y otra persona a quien él invitó para que le siguiese como discípulo, este le respondió que le dejara ir a enterrar a su padre, a lo que Jesús le respondió: “Deja que los muertos entierren a sus muertos” (Lucas 9:60).  Con esta respuesta de Jesús, entendemos que hay personas que caminan aparentemente llenas de vida, que en realidad están muertas.  Esa es la condición de las personas que no han experimentado la gracia del nuevo nacimiento.

   En la parábola acerca del hijo pródigo, que había regresado a casa con arrepentimiento, Jesús dice que el Padre de este dice de él a su siervos: “Este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a a la vida” (Lucas 15:24).  Cuando una persona se arrepiente de sus pecados, y acude a Dios arrepentido, uno experimenta el nuevo nacimiento, y en verdad como el hijo pródigo vuelve a la verdadera vida.

.

  CONCLUSIÓN: Amados oyentes, quiero invitarles a que cada quien analice su vida para descubrir si no es solamente el presbiterianismo (o la denominación a la que alguno pertenece) lo que le ha hecho confiarse en que ha nacido de nuevo.  Analice usted si no ha sido su capacidad intelectual que tras haber podido aprender mucha información de las Sagradas Escrituras, sea lo que le haga confiarse en que ha nacido de nuevo.  Cerciórese que no es la oportunidad de ser un líder lo que le ha hecho pensar que usted ha nacido de nuevo. Si alguna de estas cosas han sido su confianza, usted no está en el reino de Dios, usted todavía se encuentra en el reino de las tinieblas que no es el reino de Dios.  Por supuesto que la iglesia, las Sagradas Escrituras, y el liderazgo en la iglesia, no pertenecen al reino de las tinieblas, pero cuando una persona no ha nacido de nuevo, aunque esté presente en la iglesia, aunque estudie y enseñe la Biblia, y aunque sea un líder exitoso, aun con todo eso pertenece al reino de las tinieblas, no al reino de Dios, porque el reino de Dios no es religión, conocimiento, ni principalidad, sino nuevo nacimiento y fe salvadora en Jesús.

———————————–

[1] http://edant.clarin.com/diario/2008/07/22/conexiones/t-01720001.htm

[2] http://www.elcomercio.es/internacional/asia/201505/12/volver-nacer-veces-20150512195929.html

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.